Carlota Boza ('La que se avecina') rompe su silencio y relata el terrible reencuentro que ha vivido con su maltratador del pasado

Carlota Boza ('La que se avecina') rompe su silencio y relata el terrible reencuentro que ha vivido con su maltratador del pasado
Sin comentarios

Si hay algo que nos ha regalado 'La que se avecina', aparte de las tramas cargaditas de salseo, los dardos envenenados de rellano a rellano y los tórridos encuentros clandestinos en el cuarto de contadores, es la llegada de Carlota Boza a nuestras vidas. La intérprete llegó al formato dando vida a la retoña repelente de "los cuquis" y cumplió la mayoría de edad dentro del proyecto, vaya, que la hemos visto hasta con el acné typical teenagers.

Si en la ficción su personaje no tenía pelos en la lengua, ella ha demostrado tener menos ya que utiliza su perfil de Twitter cual diario de la 'Súper Pop' para cotillearnos todo los devenires de su día a día con mensajitos como "En un mes y poco me han pinchado dos veces la rueda del coche. Maravillosos vecinos", "Tremendo peliculón me estoy viendo, es entre malísima y buenísima" o "¿La prueba COVID se hace antes o después de hacer la maleta?".

El otro día, la actriz aparcó el sarcasmo por un ratito para relatar un episodio la mar de chungo. Sin entrar en detalles, Carlotiña confesó a sus followers del pajarito azul cómo fue su reencuentro con su "maltratador" del pasado: "Hoy he tocado, he mirado a los ojos a mí maltratador después de casi 8 años. Me ha servido para darme cuenta de lo fuerte que soy y ver que realmente puedo con todo", expresó la chiquilla, haciendo ver que se trataba de alguien de su infancia.

No es la primera vez que Boza nos sirve su noble corazoncito en bandeja de plata. Hace unas semanas, la madrileña compartió la triste pérdida de su perrita Gilda con la cual convivió desde que era una renacuaja. Aprovechando este post instagrammero, Carlota también narró el abandono que sufrió por parte de su progenitor a temprana edad:

"Hoy me despido de ti, Gilda. Mi padre me abandono cuando tenía 9 años. Mi madre, intentando que no estuviera muy triste, me regaló una perrita. Desde entonces ella me ha acompañado en todo. Gracias Gilda por todos estos años, por estar en las buenas y en las malas. Gracias Gilda por acompañarnos en esta etapa de nuestra vida y por formar parte de nuestra familia", sentenció.

 

Temas
Inicio