Kiko Rivera confiesa el verdadero motivo por el que aún no ha ido a Cantora (y en qué momento lo hará)

Kiko Rivera confiesa el verdadero motivo por el que aún no ha ido a Cantora (y en qué momento lo hará)
Sin comentarios

Menudo puñado de meses han pasado ya desde que Kiko Rivera decidió salir por la puerta de Cantora y no volver a pisarla jamás (por el momento). Dinero, hipoteca y los trajes de Paquirri que Isabel Pantoja tenía escondidos. Todo explotó por los aires.

Pero ahora, y para calmar nuestro gusanillo de la sabiduría, Kiko Rivera ha confesado a la revista 'Lecturas' el verdadero motivo por el que no ha vuelto a pisar la finca.

 

En primer lugar, Kiko tiene claro que no tiene prohibida la entrada: "¡No estoy vetado porque es mi casa!", recalca. Y porque no tiene subrayador, que si no lo remarcaba en amarillo fosforito para que quedase más clarito aún.

Entonces, ¿cuál es el motivo de que el muchacho aún no haya pisado Cantora? Muy sencillo. Nuestro Paquirri se ha vuelto un muchacho pacífico y no tiene ganas de mandanga: "No voy porque, como vaya, voy a pegar dos hostias a mi tío que va a rodar hasta abajo. ¡No va a tener Cantora para correr!", zanja.

Finca Cantora
Cantora en cuestión.

¿Se nos ha venido un poco arriba? Puede ser. Ni confirmamos ni desmentimos. Pero es verdad que la relación que Kiko tiene con tito Agustín Pantoja no es del todo buena. Vamos, que a su lado el Coyote y el Correcaminos son amiguitos del alma.

Pero ese no es el único motivo, porque esto da para una lista un poquitín larga. También está Doña Ana, la madre de Isabel: "está mi abuela enferma y no quiero formar un escándalo", explica Kiko.

 

¿Que cuánto amor le guarda Kiko a su abuela? Pues no lo sabemos muy bien. Pero tiene claro que, en cuanto fallezca, "no voy a tener ni siquiera el respeto de esperar. Ese mismo día ese señor [tito Agustín] sale de mi casa. ¡Por las buenas o por las malas! Eso te lo juro yo".

"¿Crees que me van a llamar el día que fallezca mi abuela?", se pregunta Kiko. "No me voy a enterar", se responde él solito. "Cuando a mi abuela la hospitalizaron en Jerez, me enteré porque aparecí en Cantora de visita y mi abuela no estaba. Su círculo cerrado es mamá y el tito", aclara.

 

Y para cuando llegue el día en que Kikito entre por las puertas de Cantora como quien entra en un ring de lucha libre para enfrentarse a tito Agus, tiene claro lo que sucederá con su madre: "¡Más vale que se vaya para el cuarto, si no quiere salir por patas también! Ese señor va a salir de mi casa y, si mamá no quiere, te voy a hacer la vida imposible".

Imágenes | GTRES

Temas
Comentarios cerrados
Inicio