Lydia Lozano, rota de dolor tras la muerte de su hermano, regresa a 'Sálvame' y se abre en canal: "Pensábamos que iba a salir de esta"

Lydia Lozano, rota de dolor tras la muerte de su hermano, regresa a 'Sálvame' y se abre en canal: "Pensábamos que iba a salir de esta"
Sin comentarios

Hace poco más de una semana, saltaba la noticia del fallecimiento de Jorge Lozano, el hermano mayor de Lydia Lozano, a causa del Coronavirus a los 70 años. Desde entonces, la colaboradora desapareció de los focos... Hasta ayer mismo, que regresó al plató de 'Sálvame'.

Decidió hacerlo, en gran parte, por su madre: "Me ha dicho: 'Tienes que darle normalidad, me haría mucha ilusión verte y así encaminar un poco más nuestra vida'", confiesa que le ha dicho.

Lydia Lozano

La noticia le llegó a la mañana siguiente de estrenar el documental de Rocío Carrasco: "Me llamó mi hermana y me dijo: 'Nos han llamado y voy a ir a ver a Jorge. Vete con mamá'", recuerda que le dijo.

"Mi hermano ha estado 45 días ingresado por Covid. Aquí lo sabían todos mis compañeros, todo Telecinco. Y nunca dijimos nada porque pensábamos que iba a salir de esta", reconoce.

Rota de dolor, Lydia se deshace en un mar de lágrimas en el plató del programa: "Es que lo ves en las noticias, y oyes, y yo he perdido a amigos... Pero dices: 'Dios mío, ¿la gente no se da cuenta de lo que estamos viviendo?'". Asegura, además, que no sólo es "la tragedia de la muerte, es que son 45 días sin poder ir" a verle.

Jorge Lozano

Otro de los momentos que se le ha hecho más duros es el tanatorio: "Tan triste que ponga un cartel de sólo 25 personas, cuando por mi hermano hubieran ido cientos y cientos de personas, porque era muy querido", lamenta entre lágrimas.

Y es que Jorge Lozano fue toda una eminencia. Experto en semiótica, era catedrático de periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Además, fue discípulo y gran amigo de Umberto Eco.

Jorge Lozano Lydia

"Eran muy divertidas nuestras discusiones sobre 'Sálvame'", recuerda Lydia entre sonrisas. "Él decía en casa que yo era una niña adoptada, que no teníamos el mismo ADN", añade.

Claro está, no podía faltar que Lydia lanzase un mensaje de ánimo a su madre, mirando directamente a cámara: "Mamá, ánimo, mucha fuerza, te necesitamos, seguimos muchos aquí".

Imágenes | Mediaset

Temas
Comentarios cerrados
Inicio