Publicidad

Maite Galdeano cuenta por primera vez la desgarradora historia de sus hermanos robados

Maite Galdeano cuenta por primera vez la desgarradora historia de sus hermanos robados
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Con lo tranquilito que parecía el programa 'Solo/Sola', que hoy mismo abandonará Sofía Suescun, ahora parece que se ha convertido en el plató de 'Volverte a ver'. Y fue ayer, mientras hablaba por teléfono con su madre, Maite Galdeano, cuando ésta hizo una dura confesión sobre dos hermanos que, según cuenta, forman parte de la historia de los niños robados en nuestro país.

Maite Galdeano arrancó la historia recordando cuando su madre vio una película sobre niños robados y le aseguró: "Esto me pasó a mí con vuestros hermanos".

La historia se remonta entonces hasta el primer parto de Rosi, la madre de la Galdeano. Dio a luz a Maria Pui, que "salió perfecta" y que "nada más nacer, estaba como una leona". Pero, aunque la niña parecía muy sana, que incluso abría los ojos, la felicidad le duró poco a la madre.

Sofia Suescun Sola Sofía hablando con su madre en 'Sola'.

"Antes te quitaban al niño y lo metían en unas cunas comunes y se las llevaban a otra habitación, no era como ahora", le contaba Maite a su hija. Y rememoraba cómo, desde el primer día, la monja le decía a su madre: "Ay Rosi, a ver cómo está mañana la nena porque se está poniendo malica". La madre de Maite y abuela de Sofía, por supuesto, estaba asombrada porque no entendía por qué la monja decía aquel tipo de cosas, como "ojalá Dios quisiera que sobreviviese".

Pero al día siguiente todo cambió. Cuando Rosi esperaba que le llevaran a su hija, quien entró fue la monja sin ninguna criatura en brazos y con una mala noticia que dar: su hija había muerto.

"La Rosi empezó a llorar como una loca y a decir que no podía ser", relataba Maite. Su madre, entonces, se rompió y pidió ver el cadáver, cosa que la monja le negó para que se quedase "con el recuerdo que tenía de ella" y "para que no sufriera".

"Mi padre Narciso se puso como un loco, pero la monja con dos palabras lo amansó", continuaba contando. Después, la monja les mostró lo que parecía una caja de zapatos, donde les contó que iba a ir el cadáver del bebé y que "se iban a encargar de todos los gastos".

La historia no acaba aquí, porque fue entonces cuando la monja les ofreció llevarse al bebé de una madre soltera, "porque las solteras de esos años se supone que eran como putas". Por eso mismo a estos bebés nadie los quería. "Narciso la rechazó porque dijo que la niña ‘le iba a salir más puta que la madre’". A lo que añade: "Estaba medio loco también. La Rosi sí la quería".

Al parecer, y lo más tenebroso de todo, es que esta historia, según piensa Maite Galdeano, habría sido orquestada por su propia abuela: "La Rosi [su madre] no le caía bien a la suegra. Pensamos que, por castigo, mi abuela se la dio a su hija que era monja y le dijo 'ala, véndela'. Pensamos que puede estar en Zaragoza. Tendrá unos 55 años o por ahí".

Maite Galdeano 3

Cuando la dramática historia podría haber acabado, volvió a repetirse un año después con el siguiente bebé de Rosi: Juan Andrés. "Lo tuvo un mes en casa pero sufría algo de oído. Un día lo llevo a urgencias, el médico lo metió para dentro y salió diciendo que había fallecido".

Esta historia, por supuesto, a Maite tampoco le cuadra: "En su parte de defunción ponía que había muerto por cirrosis. ¿Cómo va a tener un niño de un mes cirrosis?".

Vía | Telecinco

Fotos | gtres

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios