María Pombo explota y cuenta por qué se arrepiente de haber hecho pública su enfermedad

María Pombo explota y cuenta por qué se arrepiente de haber hecho pública su enfermedad
Sin comentarios

Las redes sociales... Ese maravilloso mundo de brilli-brilli repellado de cacota por todos los rincones. Ese espejo falso, como el de los circos, que manejas a tu antojo y buscas el ángulo perfecto para no enseñar el granaco que te acaba de salir en todo el centro de la frente.

Este doble filo de las redes sociales lo ha querido exponer la influencer María Pombo compartiendo un esquemita que lo define a la perfección, para que nadie se pierda.

Maria Pombo Stories

Tras subir esto, grabó una serie de vídeos en los que agrandaba un poco la explicación: "Jamás esto va a ser un reality de las Kardashian. Jamás voy a grabar una pelea en directo con Pablo o cuando me peleo con una de mis hermanas...", comenzaba explicando.

Pero, aún así, aunque no se muestre esa cara fea, la parte de atrás del frigorífico, hace hincapié en que "sí que es importante recordar de vez en cuando que detrás de la vida de una persona hay otras muchas cosas que no tiene por qué contar". Y que, por supuesto, no son tan bonitas.

"Muchas veces no contamos los problemas: uno, porque no nos apetece y estamos en nuestro derecho; dos, porque nos sentimos vulnerables; tres, porque no estamos preparados para hablarlo en voz alta", explica.

Y entonces hace un remember hasta el año pasado, cuando hizo público que padecía: "Os conté que padecía una enfermedad, que no tendría que haberlo hecho. De hecho, a veces me arrepiento porque me he sentido juzgada", confiesa.

¿El motivo? Que la gente se cree Txumari Alfaro a la hora de dar consejos: "Como por ejemplo estar tomando el sol y que venga alguien por Instagram y te diga que no deberías estar tomando el sol porque estás enferma. O que tú no deberías comer patatas fritas porque deberías llevar una dieta más saludable por tu enfermedad".

Pero, sin embargo, cuenta que hay un tipo de 'consejito de amiga' bastante repetido y que es el que más le duele: "Que aproveche de Martín porque por responsabilidad no debería tener más hijos", cuenta.

"Así que con razón el ser humano no cuenta sus problemas, y mucho menos un influencer delante de miles de personas", termina aclarando. Porque las opiniones y los consejitos deberían ser como los culos: que cada uno tenga el suyo y que no toque el de lo demás. A menos que te lo pidan.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio