Publicidad

Rafael Amargo, sin piedad, declara la guerra a María Patiño: "Hasta que no la quite de ahí no paro. Es Satanás"

Rafael Amargo, sin piedad, declara la guerra a María Patiño: "Hasta que no la quite de ahí no paro. Es Satanás"
Sin comentarios

Si tienes planeado invitar a una cena a Rafael Amargo, ni te preocupes por ponerle cubierto. Porque él es así. Rafael Amargo 'hace chas' y desaparece de tu lado. Lo hizo en la entrevista que tenía cerrada en 'Sábado Deluxe' y lo volvió hacer hace solo unos días en 'Socialité'.

En este último programa decidió en un primer momento aceptar la entrevista ya que a los mandos del cotarro se encontraba Nuria Marín y no María Patiño, archienemiga al nivel de Miguel Bosé y Bill Gates. Fue entonces, estando ya en el plató, cuando Rafita brotó, dio un golpe de tacón y, por donde vino, se fue.

Poco después, María Patiño, viendo la reacción, aseguró que el Amargo necesitaba ayuda. Algo que, por supuesto, al muchacho no ha sentado bien: "A ella sí que le hace falta que la ayuden. Se va a enterar conmigo", explicó a 'Europa Press' a la salida del teatro.

Inside Out Gif

¿Has visto 'Del Revés', la película esa de las emociones? ¿Y sabes cuál es el muñequito rojo, el de la ira? Bueno, pues a Rafita le faltaba ser bajito y cabezón: "Un programa asqueroso que me llevó engañado, con cámaras ocultas desde el Uber... Hacer eso cuando yo de verdad intento hacerlo bien".

"Una sinvergüenza". Así define Rafita a la Patiño. Pero no se queda ahí la cosa, porque parece que al muchacho solo le falta la cabeza de caballo para poder colocársela debajo del edredón: "Hasta que no la quite de ahí no paro. Por mala persona. Sangrienta". Que si veis a Rafael plantarle un morreo a la Patiño no es que hayan hecho las paces; llamad a la policía porque es el beso de la muerte.

Asegura, además, que el motivo de su retirada fue que María, que ese día no le tocaba presentar, llamó al equipo pidiéndoles que le "hirieran": "Por eso yo no hablé y me fui. Si ven que yo voy a un sitio es porque tengo la intención de hablar", aclara.

"Es mala esa señora", brota. Aunque no se queda satisfecho con la definición final: "Mala no, Satanás". Así mejor. Más fino.

Imagen | GTRES

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio