Leo Messi, en 'Lo de Évole': Este es el motivo por el que Antonella insiste a su marido para que vaya al psicólogo

Leo Messi, en 'Lo de Évole': Este es el motivo por el que Antonella insiste a su marido para que vaya al psicólogo
Sin comentarios

Jordi Évole no solo ha acogido el egocentrismo de Ana Rosa Quintana en esta nueva etapa, sustituyendo 'Salvados' por un programa con su propio nombre ('Lo de Évole', en este caso), sino que también ha dado un salto gradual en cuanto a los invitados que entrevista. ¿Que Carlos Herrera tiene conversaciones con el Rey? ¡Él tiene que quedar por encima! Y es que después de sentar en su espacio al Papa Francisco, ahora ha conseguido hablar con el mismísimo Dios, el Messías del fútbol: Leo Messi.

El futbolista ha hecho declaraciones que habrán fascinado a los más futboleros, a los de bufanda, auriculares secretos escuchando los partidos de su equipo en cualquier evento familiar y de insultos con rima al árbitro, como cuando ha hablado del FC Barcelona o de un tal Bartomeu que se parece a Nobita de 'Doraemon'.

Otras, que habrán provocado cierto gozo a Broncano, como que Lionel haya asegurado que es consciente del dineral que tiene en el banco, ¡pero con céntimos y todo! No como los influencers, que son tan vagos que se han inventado el sistema de las 'K' y las 'M' para no quedar en ridículo cuando tuvieran que decir los followers que tienen...

Default

Sin embargo, el titular más jugoso para el cancaneo fino, para los líderes del petardeo (es decir, nosotros), ha tenido lugar gracias a esta confesión: "Tendría que haber ido al psicólogo, pero no fui nunca. No sé por qué, pero me cuesta dar ese paso sabiendo que lo necesito. Me insistieron para que vaya, Antonella muchas veces, que lo necesitaba", le ha reconocido muy sincero Messi a un Évole sonriente.

Mientras que Jordi Évole babeaba tinta gorda, de esa que se utiliza en las imprentas para los titulares, orgulloso por ser el 'fucking boss' del periodismo, capaz de estar sentado en el Olimpo de los invitados junto a un Dios (Messi), hablando de otro leyenda (Maradona) y escuchando en primera persona sus debilidades, en este arranque de fragilidad, Leo ha continuado definiéndose sin complejos como "una persona que me guardo todo para mí, no lo comparto y nunca di el paso. Sé que lo necesito por lo que hago (el fútbol), por el día a día, y que me haría bien, pero no lo hago".

Messi Le Dice A Evole Que Le Gustaria Irse Del Barca Para Despues Volver Y Trabajar En El Club

El argentino (conteniendo las manos para no hacer el gesto de chulillo de limpiarse los hombros) ha confirmado que la presión que le llevaría al especialista no tiene nada que ver con ser reconocido como "el mejor futbolista del mundo", sino que más bien por el hecho de ser ayudado en canalizar sus emociones. Una timidez que parece haberla heredado su hijo Thiago, según ha confesado Messi, que lo pasa muy mal cuando hay amigos del cole que se arriman a él por ser su retoño. 'Las malas junteras', como diría mi abuela...

Temas
Comentarios cerrados
Inicio