Publicidad

Duarte Falcó, el hermano pequeño de Tamara Falcó, habla sobre su enfermedad y cómo la sobrelleva

Duarte Falcó, el hermano pequeño de Tamara Falcó, habla sobre su enfermedad y cómo la sobrelleva
Sin comentarios

No está siendo un buen año para los Falcó. Primero fue el fallecimiento, en marzo, de su padre, Carlos Falcó, el marqués de Griñón que dejó en herencia el título a su hija Tamara Falcó. Poco después se despedían Jaime Carvajal, el marido de su hermana Xandra. Y hace solo unos días fallecía Fernando Falcó, el hermano pequeño de Carlos.

Esta familia tiene más enredos que la de 'Falcon Crest', pero hoy vamos a hablar de uno de los Falcó que más pasa desapercibido: Duarte Falcó. El joven, de 25 años, tiene diagnosticado el trastorno de TDAH. Desde entonces se empeñó en ayudar y visibilizar la enfermedad, llegando a crear la asociación de la que es presidente, 'Red TDAH'.

En 'Espejo Público' aprovechó para contar un poco más sobre su experiencia con este trastorno por déficit de atención: "En mi infancia siempre he sido un culo inquieto. En clase siempre me echaban. Me acuerdo de que en clase de inglés y de religión directamente no me dejaban entrar de las que liaban".

"Yo creo que el sistema educativo está bastante distanciado de la vida real", puntualizaba. Porque, tal y como ha comentado, "una de las características que tenemos los TDAH habitualmente es que somos muy creativos, y eso no se potencia para nada en el sistema educativo". Y aquí que te llevamos toda la razón, Du, que a nosotros lo más creativo que hacíamos en la ESO era escribir nuestros nombres con la punta del compás en los pupitres. Y que esto no salga de aquí. Y él, además, añade que, para un TDAH, estar ocho horas sentado escuchando a un profesor "es imposible".

Duarte Falco Agatha Ruiz De La Prada Imagen: Ágatha Ruiz de la Prada

Eso sí, Duarte ha hecho honor a su nombre y se ha lanzado a crear una exposición benéfica con sus propios trabajos que se puede ver en la mismísima tienda de Ágatha Ruiz de la Prada. Porque asegura que crear le ayuda a calmar la ansiedad.

Y no solo eso: el deporte también le ayuda. "Ahora estoy haciendo boxeo", explica, "que para los hiperactivos está muy bien. Me he apuntado a clases de yoga... Hago todo tipo de estrategias para reducir toda esta hiperactividad, porque mi mente no para desde que se levanta hasta que se acuesta".

Estas estrategias, además, son muy útiles para el confinamiento que hemos vivido y que vemos que se nos cae encima otra vez. Y no solo para contrarrestar la cantidad de tabletas Milka que nos metemos al día entre pecho y espalda (que también), sino para hacer más sencillo el estar encerrado: "Un hiperactivo confinado es muy complicado", ha acabado asegurando.

Foto | gtres

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios