Publicidad

Lola Índigo va de expulsión en expulsión y ahora es en un concierto: "que se peleen, por favor, que se peleen"

Lola Índigo va de expulsión en expulsión y ahora es en un concierto: "que se peleen, por favor, que se peleen"
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Poner en Asturias un escenario al aire libre y sin ningún toldillo es como invitar a Massiel a una boda con barra libre: ya sabemos de antemano de que hay muchas posibilidades de que salga mal.

Justo el viernes pasado Lola Índigo lanzó su nuevo tema: 'Santería'. Esa misma noche nuestra Lolita del alma actuaba en Asturias, y esperamos que al menos la ciudad le pareciera bonita, porque lo que es actuar, actuó bastante poco.

Y es que había gente que se había comido más de dos horas de cola para ver a Lola Índigo echar un pulmón por la boca encima del escenario. Casi 700 personas que se tuvieron que volver a casita con las ganas porque la lluvia había convertido el escenario en el plató de 'Wipeout'.

Mimi (aka Lola Índigo) ya tiene experiencia en eso de que la echen de los sitios. Y le ha vuelto a pasar. Porque, a pesar de que el concierto iba a ser cancelado, Lolita se subió con todo su papo a cantar 'Santería'. Suponemos que porque los viajes en furgoneta son bastante cansados y necesitaba desfogarse un poco antes de volver para Madrid.

La organización fue entonces la que se encargó de que todo se detuviera. ¿Y lo hicieron en privado, por pinganillo, por burofax? No. El señor lo hizo como cuando estabas con tus amigos y tu madre te regañaba: delante de todos, sin ningún miramiento, para que se enterasen bien.

El señor de la organización arrancaba su discurso: "Perdón que tenga que interrumpir a la artista, pero sinceramente tenemos un grave problema. Porque esa gente va a pedir la devolución de su entrada por no estar en un espectáculo". A lo que añadía: "Entonces o haces el concierto o te bajas".

Entonces Lola Índigo, responsable, anunció que se cancelaba el concierto por normas de seguridad. Y mejor, que ninguno queríamos ver a Lolita dar un patinazo y abrirse la crisma contra el tacón de una de sus bailarinas.

Aún así consiguió que le dejaran cantar un poquito más a capela: "Bueno, esperemos que este señor no se enfade más, porque ha sido un momento un poquito incómodo". Y claro, en el mismo vídeo se oye cómo su público, desde la grada, la anima y se lo agradece: "que se peleen, por favor, que se peleen".

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios