Publicidad

Esto es lo que pasó entre Melyssa Pinto y Tom Brusse después de su hoguera final en 'La Isla de las Tentaciones': ¡Sexo!

Esto es lo que pasó entre Melyssa Pinto y Tom Brusse después de su hoguera final en 'La Isla de las Tentaciones': ¡Sexo!
Sin comentarios

'El Debate de las Tentaciones', además de tener un equipo de selección de comentaristas de lo más cachondos poniéndonos a dar consejos de amor a infieles sintomáticos como Fani, Suso o a Irene Rosales, que su caso es todo lo contrario (telita), nos ha proporcionado unas imágenes inéditas muy jugositas de extranjis, como cuando un colega te cuela en la discoteca (sí, un día existieron).

Mañana se emitirá un programa especial para ponernos al día, refrescar nuestra pestaña de salseo '3 meses después', sin embargo, hay muchas partes de la experiencia guarrindonga que no se han visto, como la vuelta a España de Tom y Melyssa que, al irse (por separado) en la mítica hogue(r)ra, coincidieron en algún momento que otro más.

Bocatas

Entre esos momentos, se ve que hay uno en el que Melyssa Pinto y Tom Brusse hablan con un tonito menos de cabreo y uno más de calma, aunque sigue ganando por goleada la escapista profesional. "Después de haber penetrado a otra chica no tienes derecho a nada (...) eres tan mala persona que merezco muchísimo más", comenzaba diciendo Mely con un vestidito de flores, homenajeando al surfer coleguilla con el que tenía las citas, a un Tom algo más alicaído. Él es como la tablet dichosa: necesita calentarse para volver a tener batería.

La frase cumbre de la ex tronista ha sido su reproche traumático: "yo estaba escuchando el gemido de vuestro placer en mis orejas". ¡Vaya maravilla! Tom alega, en unas imágenes que nos recortaron del vapuleo moral de Melyssa al de Marrakech ante las ascuas, que Sandra le hacía más feliz por las mañanas porque esta le hacía buen café. Normal, si es que a la pobre Melyssa la tendría como el grano: molida.

Ekzazz2wmaetumr

Con respecto al chico de la pareja, muchos colaboradores han comentado que es muy inmaduro, a lo que Kiko Matamoros ha respondido tajante con la mejor reflexión de la noche: "¿Por qué llamamos inmaduro a un cara dura?" Y tanto, que ha abierto lo que creíamos imposible: las puertas de una posible reconciliación.

Sin embargo, ella afirma haber pasado "del llanto a la indiferencia porque ha perdido todo el valor como persona", aunque con poca credibilidad, ya que lo ha dicho llorando. La verdad, que la pobre en unos pocos programas ha llorado más que la Esperanza Macarena desde que fue esculpida... De hecho, un cebo del último programa de las tentaciones apunta a que Melyssa y Tom tuvieron relaciones sexuales tras su hoguera de confrontación. Yo creo que mañana iré a un osteópata para que me ayude a asimilarlo...

Mientras que Tom Brusse insistía en su despedida con Sandra que "no es un adiós, es un hasta pronto" porque tiene sentimientos por ella, también mantenía que necesitaba tiempo para pensar. Pero para pensar que no se arrepiente de nada, aunque le diga todo lo contrario a Melyssa... ¡No se que línea argumental, de las quince que tiene abiertas Tom, creer! Acto seguido, encima, se come el boquino con la tentadora.

El reencuentro de la pareja de novios más polémica de esta edición en una terracita chill out comenzaba con un Tom más peinadito de lo normal diciendo que se siente fatal por el daño que le ha hecho a su chica, aun insistiendo en que anteriormente al programa no eran felices. "En mi corazón tengo sentimientos, te quiero muchísimo. De momento no confío en nadie", a lo que ella le ha contestado dándole crédito ya que "si todo el mundo fuera como él, qué mal iría el mundo".

Ekzz60 Wmas21eq

El marroquí ha decidido repartir las culpas y enlodarlo todo de mierda para a ver si así le toca a él menos, tal y como ha analizado Nagore, ya que el francófono le ha dicho a Melyssa que la entiende porque él estaba en su situación (la del cornudo/a) hace unos meses.

Un minuto después, consciente de que no se puede meter más la pata, ha optado por la estrategia del 'vístima' olvidando de un plumazo el pasado: "la verdad es que no quiero perderte, quiero seguir hablándote... Es que la verdad que hemos tenido cosas muy fuertes, Melyssa", decía.

Ella le ha dado la razón, hasta tal punto que un día pensó que era el amor de su vida. "Somos humanos, cometemos errores..." continuaba diciendo el nuevo filósofo humanista referente para todos los jóvenes Erasmus del país que prometieron a sus parejas ser fieles.

Melyssa le ha interrumpido su oda a 'Merlí' y le ha pedido que sea directo: "¿me estás pidiendo que quieres volver conmigo?", preguntaba extrañada. Y va el nota y le dice que... ¡Noo!

Ella le ha dicho que no le puede perdonar porque, para ella, el acto sexual es muy importante. Es entonces cuando Mely ha contado su trauma auditivo de los gemidos del placer en francés con Sandra, recordando como fue cuando la tablet (que ya se podía haber quedado sin batería, pensará Tom) les mostró las imágenes XXX en la hoguera:

"Te miré a los ojos y no puedo perdonarte, Tom, ni ahora ni en un futuro. Ahora me quiero a mí. No me transmites nada, solo has conseguido que me quiera, me valore y me respete. No siento nada por ti", ha concluido Melyssa.

La despedida, con 'Another Love' de Tom Odell como banda sonora, ha sido con ambos de pie y la que pasó 48 horas sin dormir diciendo que no le desea ningún mal al que fue su 'petit ami' a pesar de todo. ¡Qué buena es la muchacha!

"¿Puedo darte un abrazo?", preguntaba él con cara de estar oliendo una crema de camembert caducada, a lo que ella ha respondido: "no puedo, pídele cariño a Sandra. A mí ya no me lo pidas, porque ya no te lo quiero dar". Y así se ha ido olvidándose su corona de reina y con Tom de brazos cruzados...

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios