Publicidad

Beatriz Trapote, otra que que le da al bótox y se infla los pechos por Navidad

Beatriz Trapote, otra que que le da al bótox y se infla los pechos por Navidad
11 comentarios

Publicidad

Publicidad

Estas navidades, regala bótox y un par de tetas nuevas

De verdad que no lo he leído en ningún sitio pero si lo hiciese no me sorprendería, que parece que últimamente la gente se está afanando porque cuando llegue el día 25 y baje Papa Nöel por la chimenea, se encuentre a una despampanante extraña en el salón que le diga: mira, de verdad, no te molestes, déjale el perfume a otra que yo ya me he puesto tetas y ando más feliz que Julián Muñoz jugando a 'Hotel' él solito. Y debe de estar funcionando, que si además a Papa Nöel le da por llevarte con él a que le ayudes, dudo que con esa delantera nueva que te has puesto puedas hacer algo más que deshollinar la chimenea mientras intentas subir por ella.

La nueva en sumarse a las filas de la jeringuilla y los implantes de silicona, después de que hayamos conseguido un fichaje en toda regla como el de Sara Carbonero es Beatriz Trapote, la que hace poco fuera elegida como una de las reportera más sexys de España (en fin...) y que curiosamente deja a ese top10 con cada vez menos candidatas que no tengan algo de sintético, además de sujetador, entre sus turgentes senos.

Pero bueno, que Beatriz Trapote no tiene ningún inconveniente en gritarlo a los cuatro vientos y mostrárselo a todo el mundo ¿eh? (los labios, que los pechos imagino que será algo más reticente a ir por ahí con ellos sueltos además de que tiene que ser un poco incómodo y más con este frío). De hecho es la segunda vez que lo hace, porque pasó el 4 de noviembre para cambiarme las prótesis de pecho porque se habían ido cada una de vacaciones a sitios distintos y por poco se le van de picnic a los tobillos y así como quien se pela una pipa, subió de una 90 a una 95, pero hace nueve años también decidió aumentarse un poquito (sólo un poquito...) el pecho, porque la nena quería dedicarse a la moda y a la publicidad. Y claro, siendo buena periodista, con un buen currículum y contactos profesionales no iba a ningún lado, quita, quita. Donde se pongan un par de tetas nuevas... dónde va a parar, por dios. Y claro, ahora ella y sus lolas son íntimas de la vida, van a todos lados juntas (que cosas).

Yo desde ya os digo que esta mujer me cae como una patada en el estómago o un plato de garbanzos duros: no la puedo tragar. Porque será periodista, correcto, pero va de reina del pueblo por la vida, no tiene educación, usa sus pechos como llave profesional y además (no me pidáis que lo repita, porque negaré que yo lo haya dicho) creo que hasta Sara Carbonero es mil veces mejor profesional que ella aunque sólo sea porque no se junta con la creme de la creme casposa de Egpaña. Vamos, la flor más bonita del jardín pero eso sí, con tetas nuevas que eso siempre sube el ego (y la talla ya de paso).

Vía | Qué me dices Foto | captura de vídeo de MalatsdeFesta En Fandemia | Los inicios de la Trapote... ¡Como figurante de "Al Salir de Clase"!

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir