Comienza la batalla mediática: Lequio desmiente a Ana Obregón y cuenta su verdad sobre el testamento de Aless

Ana Obregón y Alessandro Lequio
Sin comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail

Las cosas se ponen difíciles para al padre del difunto Aless. Aunque juró y perjuró que jamás hablaría del tema, lo cierto es que cada día le es más complicado guardar silencio. La Obregón, sin miedo al qué dirán,  ya ha publicado fotografías de la pequeña Ana Sandra en sus redes sociales. Lequio, lejos de alegrarse por ello, parece llevar un cabreo de tres pares de narices.

Aquí hay tema para aburrir. Pasan los días y Alessandro se niega a revelar el por qué de su disgusto con Ana Obregón, aunque resulta evidente que existe. Mientras Ana grita los cuatro vientos estar feliz como una perdiz, Lequio aparecen en 'El Programa de Ana Rosa' con cara de pocos amigos. No quiere pronunciarse, pero tiene un límite.

Hoy, el conde ha desmentido algo que Obregón afirmó en su exclusiva para la revista del saludo. Sin temor a lo que pudiera opinar Lequio, habló del supuesto testamento de su hijo: "Se llama testamento ológrafo y se produce cuando una persona, ante dos testigos, expresa sus últimos deseos, aunque, por las circunstancias que sean, el notario no pueda estar presente en ese momento... Nos lo comunicó de palabra a su padre y a mí una semana antes de fallecer''.

Al parecer, Aless habría pedido a sus progenitores un último deseo: dejar descendencia en este mundo. Así lo relata Obregón en la entrevista que ha dado la vuelta al mundo, pero el italiano ha objetado algo: "El testamento ológrafo es un testamento escrito, no hablado. Simplemente eso. Es un matiz importante. Lo que diga verbalmente no es un testamento ológrafo", sentenciaba.

Alessandro Lequio en 'El Programa de Ana Rosa'
Alessandro Lequio en 'El Programa de Ana Rosa'

Al pronunciar estas palabras, Lequio ha evidenciado su disconformidad con el discurso de Obregón. No ha ido más allá, pero es indudable. El padre del fallecido Aless ha corregido a la que fuera su esposa y el conflicto ya huele desde kilómetros. Comienza la guerra mediática y, a juzgar por las últimas palabras del conde, queda mucho por descubrir en esta historia.

Fotos: Gtres y Telecinco

Comentarios cerrados
Inicio