El dardazo de Netflix a Mediaset: Najwa Nimri promociona 'Insiders' con este brutal zasca a los realities de Telecinco

El dardazo de Netflix a Mediaset: Najwa Nimri promociona 'Insiders' con este brutal zasca a los realities de Telecinco
Sin comentarios

La hegemonía de Telecinco en realities ha acabado. Que tiemble Paolo Vasile porque llega un periodo de transición en la telerrealidad española con Najwa Nimri como la Adolfo Suárez del cancaneo: tenemos nueva líder en la transición de los formatos que vivimos como si nuestras existencias dependieran de ellos. Los personajes endogámicos y repetidos de Mediaset deberían ir pensando en decirle a Modesto que vuelva a bajar porque suben al estrellato las nuevas caras que protagonizarán sin ni siquiera saberlo el nuevo (y primer) reality de Netflix España, 'Insiders'.

Najwa Nimri ha vuelto de hacer de ella misma en su papel como presentadora, convirtiéndose en la versión más inexpresiva de Mercedes Milá. La villana que masca chicles de melón en 'La Casa de Papel' es "la voz, los ojos" y la vacilona de 'Insiders', ya que Netflix ha lanzado su vigésimo novena promo del reality con un zasca que ha debido doler muy mucho a los responsables de 'Secret Story', 'La última tentación' y todos los sucedáneos churripuercos con los que nos han ido nutriendo de salseo desde Telecinco.

Netflix parece haber escuchado a la audiencia, que desde Twitter y otras redes sociales reclaman un retroceso en la involución que han sufrido los realities en Telecinco desde que los famosos y mendigos de protagonismo a toda costa han acaparado este tipo de espacios: "Ya era hora de volver a la esencia de los realities", dice claramente la chunga de Nadie dándole una patada giratoria en el estómago a los telecinqueros y telecinqueras, como si acabara de salir de la estación de Renfe después de los Goya.

Tan solo queda una semana para el estreno del reality (el próximo 23 de octubre) y la peña ya está con la hype-aína por las nubes. La dinámica de este reality reside en que sus trece habitantes, ultra modernos (dignos residentes de Malasaña) y con nombres de lo más extraños, no sabían que estaban dentro del concurso jugándose el premio de 100.000 euros desde el primer momento en que se encendió el pilotillo rojo en el casting final.

Temas
Inicio