Publicidad

David Fernández no pasa del día 1: se va 'crusaíto' de MasterChef Celebrity 5, entre lágrimas y sin que le regalen el 'robocop' de cocina

David Fernández no pasa del día 1: se va 'crusaíto' de MasterChef Celebrity 5, entre lágrimas y sin que le regalen el 'robocop' de cocina
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

El paso de David Fernández, alias el Chikilicuatre, por MasterChef Celebrity 5 ha sido un poco 'Maike Llacson', es decir, marcha atrás (que recordad que no es un método anticonceptivo viable). Al humorista se le ha dado la cocina peor que Eurovisión, que ya es decir, y ha puesto el listón bastante alto en cuanto a despedidas llorosas, y es que se había ganado el cariño de sus compis por su carácter alegre, jovial y su compañerismo. Vaya, igualito, un clon, el copia y pega de Celia Villalobos.

En su casa, debe darle a los fogones con el 'robocop' de cocina, ese que por un módico precio de ojo de la cara o un riñón de lujo (sin piedras si no son preciosas) te convierte en un autómata culinario, el Arguiñano de tu casa, sí, pero cuando sales de ahí y te dan una olla express te quedas como los niños de hoy en día cuando cogen un libro: intentando agrandar la letra con los dedos o recargar la página para actualizarla (a ver si hay una última hora sobre el Quijote).

Un plato desastroso consistente en un picadillo de aceitunas, un huevo duro partido por la mitad y una pasta de algo parecido al sarro de una boca con menos higiene que el sobaco de un orangután dejó a David Fernández fuera de este concurso consistente en esperar hasta las 2 de la mañana (que acabó la gracia) a que Jordi haga batir sulfato de carbono o se haga una tortillita francesa y así saque a relucir esos bíceps más duros que los falsos sofás del 'Burger King'.

El actor y humorista se ha despedido entre lágrimas, rompiéndose y con el cariño lacrimoso de todos sus compis. El concurso se le ha 'crusao', pero nos regaló momentos tronchantes durante esta primera entrega, con muchísima positividad hasta momentos antes de su expulsión. ¡Es para comérselo (pero sus platos, no)!

Lucía Dominguín (hija de Lucía Bosé y mami de Bimba), que parece hija de Mercedes Milá y Miguel Bosé (su hermano, que es más de cinco jotas que de 5G), se quedó a las puertas de tirarle pa' casa por un 'piquislabis' que sirvió a los jueces. Pero vaya, que eso te lo ponen en la parte gourmet del 'Cotringlés' y te lo comes encantado...

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios