Publicidad

El enorme desliz de Jordi González con el pecho de Lola en 'Supervivientes': "¿Qué bicho te ha picado?"

El enorme desliz de Jordi González con el pecho de Lola en 'Supervivientes': "¿Qué bicho te ha picado?"
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Lola, pobretica nuestra, está mal. Está muy mal. Porque allí que sigue la muchacha apartada del resto de los concursantes de 'Supervivientes'. Y es que fue la expulsada del programa del pasado jueves, y por eso tiene que cumplir penitencia en Playa Destierro al menos hasta este siguiente jueves, cuando llegará el nuevo expulsado y se decidirá el destino de los dos.

Pero imagínate. La muchacha solo estaba acostumbrada hasta el momento a islas llenas de tentadores y maromos sin camiseta... Pues mira qué cambio. Ahora está aquí, sola. Que la única posible tentación que puede encontrar es en una piedra.

Ahora, después de tres días solas, la cosa empieza a ponerse chunga. "Estoy muy decaída. Intento hacer cosas para animarme, pero al final me derrumbo y no quiero estar aquí", contaba a Jordi González.

"La verdad es que no estoy bien", acababa aclarando. Y es que la muchacha, además, ha tenido que exponerse durante su cómoda estancia en la playa a un sinfín de mosquitos y bichos varios que le han quitado más sangre que un camión de la Cruz Roja.

Lola Supervivientes La sangría de los bichos.

"Nos hemos quedado sin aliento al ver esa picadura de bicho que ayer te atacó, y te hizo crecer una especie de pelota. ¿Qué bicho te ha picado? ¿Todavía tienes ese bulto?", le decía Jordi. Pero, un momento, un momento... ¿"Una especie de pelota"? Jordi, no nos confundamos. Que eso no es el hinchazón de la picadura... ¡Que es el tetamen de la Dolores!

Lola Picadura Mosquitos La pelota en cuestión por la que se preocupó Jordi.

"Llevaba una sudadera y un anorak. Traspasan todo, son como biónicos", explicaba Lola. "Pero al final intento no rascarme, y la sal un poco me lo cura...", añadía.

Pero después de este desliz desde el plató, venía de nuevo el decaimiento desde la isla: "Yo juro por mi abuela que me quiero ir, de verdad. No estoy bien", suplicaba. "Me duele mucho que me veáis decaída, porque me encantaría que me vierais feliz, y aquí bailando y todo", añadía. Pero no, la cosa no está como para marcarse unos bailecitos.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio