Publicidad

Miriam Saavedra, cada día más cerca de ganarse el cariño de Anabel Pantoja: "Le cojo las extensiones y se las devuelvo a la tienda"

Miriam Saavedra, cada día más cerca de ganarse el cariño de Anabel Pantoja: "Le cojo las extensiones y se las devuelvo a la tienda"
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Lo bueno del coronavirus y la distancia de seguridad es que nos aseguramos de que en Sálvame no vuelen las hostias bien dadas. Bueno, menos María Patiño. Que la pobre no se libra.

¿Qué ha pasado ahora? Pues estábamos ayer por la tarde bien tranquilitos y nos empezó a picar la nariz. Al principio pensábamos que era alergia, pero luego nos acordamos de Dakota y supimos lo que pasaba: eso significa movida. Así que allá que fuimos corriendo a encender la televisión y poner Telecinco.

Dakota Gif

Efectivamente. Estaban en plató Anabel Pantoja y Miriam Saavedra cuando volvió a salir la pasada Nochevieja en Cantora. Un tema más calentito que un horno a 220 grados.

Arrancó Miriam, que estaba muy enfadadita por sus dos amigas: "A mí lo que me indignó es que salieran perjudicadas dos personas que eran mis amigas". Entonces, ante la insistencia de Kiko Hernández para que lo contara con detalle, allá que Miriam se arrancó: "Todos estuvieron participando de esa fiesta. Fiesta, alegría. No sé si me entiendes...". Ñiki-ñiki, Miri, dilo claro. "Menos Anabel Pantoja, que se puso sumamente celosa porque mis amigas son dos chicas guapísimas, y no tienen la culpa de haber nacido así".

Y aquí es cuando la Pantoja se arremanga la bata de cola, se pone en pie y le suelta la copla: "Es mentira, yo no me puse celosa. Tus amigas se fueron a un sitio donde no debían, a un sitio privado. Que se hubieran ido a un hotel. Y no tengo más que decir".

¿Seguro que te vas a quedar sin decir nada más, Anabel? Pues claro que no: "Deja ya de nombrar al Negro", le advirtió a Miriam, refiriéndose a su novio. Porque ya se sabe: quien avisa no es traidor. "Como nombre al Negro le arranco la cabeza", añadía. Fue entonces cuando salió del plató con lo que parecía un remix del Mami qué será lo que tiene el negro: "¿El Negro ha venido? ¿El Negro está cobrando? ¿El Negro está aquí? Pues ya está". Aunque hizo un 'me voy, pero no', porque quería dejar un par de cositas bien claras: "No va a insinuar esa señora, por tenerle algún nombre, cosas que no sucedieron. Y a mí no me pone de celosa porque es que le cojo las extensiones y se las devuelvo a la tienda".

Ver esta publicación en Instagram

🖤En-monada🖤 @distailorofficial

Una publicación compartida de Anabel Pantoja (@anabelpantoja00) el

Qué a gusto se quedó Anabel después de soltarlo todo, que incluso le convalió por una clase de cardio. Poco después, Kiko fue a ver cómo estaba: "Ese capítulo en casa de mi familia lo quise ocultar por respeto. Mi primo Kiko Rivera es quien, en un arrebato, lo suelta. Mi prima estaba dormida y no lo sabe, se entera al día siguiente. Y yo no tengo necesidad de mentirte. Eso te lo puedo jurar porque yo no vea a mi madre, que mi madre es lo más sagrado que yo tengo en el alma".

¿Quién salió victoriosa en el enfrentamiento? Nosotros somos team Pantoja.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios