Publicidad

El motivo por el que Belén Cuesta no pudo ir anoche a 'El Hormiguero' (y todo lo que se perdió)

El motivo por el que Belén Cuesta no pudo ir anoche a 'El Hormiguero' (y todo lo que se perdió)
Sin comentarios

Mira, el día de ayer de Belén Cuesta resume a la perfección nuestro 2020. Porque no va la muchacha que la invitan a 'El Hormiguero' junto a Javier Cámara para presentar su nueva película, 'Sentimental'... ¿y acaba perdiéndose uno de los mejores programas? Al menos culinariamente hablando.

Porque sí, anoche la Cuesta tuvo que quedarse en casa y hablar con Pablo Motos como ha estado toda España dando clases: por Zoom. "Estoy en cuarentena", explicaba Belén al comienzo. "Estuve en una cena con una amiga que dio positivo, y entonces el protocolo es que yo esté en casa unos días. Pero estoy bien, he dado negativo, re-negativo, pero tengo que estar en casa". Si es que es mala suerte, Belén, que justo te tengas que perder este programa.

Belen Cuesta El Hormiguero

Porque dio la casualidad de que Javier Cámara, gracias a su enorme cantidad de visitas, ayer recibía su tarjeta de invitado de platino (y porque el empadronamiento no pueden, que si no también se lo daban). Y Pablo Motos, campechano donde los haya y muy amigo de sus amigos, quería celebrarlo. Y allí que se montaron una cenita a lo 'Sálvame'. Por lo de comer en directo, claro, que es lo único en lo que se parecen.

La cosa empezó por el caviar y la langosta. Aquí se nota un poco la diferencia de presupuesto con 'Sálvame', que son más de Phoskitos y donuts marca Hacendado. Y Belén en su casa, comiéndose las uñas mientras veía a su compi de película comerse el caviar.

Javier Camara El Hormiguero

Pero fue el propio cámara, en condición de Javier Platino, el que pidió que le llevaran en taxis un poquito a casa de Belén. Que encima queda bien y no tiene que pagarlo él.

Espérate, que todavía no hemos acabado, que el programa siguió. Aunque esas ya no son horas para hincharse como una vaca, y estamos seguros que a su vuelta a casa Javier Cámara tuvo que echar mano de sal de frutas. Pero faltaba el postre... Digno de cualquier banquete de comunión.

Pablo Motos El Hormiguero Adivina a cuál de los dos le falta el traje de marinerito.

Al final del programa su "pedido" se cumplió: Belén Cuesta había recibido en su casa el caviar. Y del bueno. Vale, quizás lo de que la noche de ayer resume a la perfección nuestro 2020 no es muy cierto... Porque nosotros, que te vendan en lata, lo más caro que conocemos son los mejillones en escabeche.

Belen Cuesta Sufridora traicionera.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios