'Sálvame': Gustavo González, traicionado por María Lapiedra al descubrir que hace estriptis para otros hombres por 1500 pavos

'Sálvame': Gustavo González, traicionado por María Lapiedra al descubrir que hace estriptis para otros hombres por 1500 pavos
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Pa' un día que lo llaman de Sálvame, va y se lleva la perra gorda. Gustavo González regresaba ayer al programa de las frutas sin saber lo que le depararía la tarde. De pronto, Carlota Corredera le retiró el teléfono para no pudiera tener comunicación con nadie. El paparazzi, extrañado, entregó el dispositivo a la dirección del programa y después entendió el por qué: ha sido engañado por María Lapiedra, su mujer.

Lo que no le pase a este tío no le pasa a nadie. Aunque siempre ha asegurado estar locamente enamorado de María, la realidad es que esta chica no le ha traído más que problemas. El fotógrafo se tiró ocho años engañando a su mujer con la ex actriz porno hasta que un día todo salió a la luz y decidió divorciarse de la madre de sus hijos.

Gustavo González en Sálvame
Gustavo González flipa en colores en Sálvame

Cuando parecía que las cosas estaban en calma en casa de Gustavo y María, padres de una renacuaja llamada Mía, 'Sálvame' ha destapado una información que ha destrozado por completo a Gustavo. Lapiedra, la que fuera estríper y actriz porno durante años, ha vuelto a realizar bailes privados para otros hombres.

En concreto, el programa de las frutas ha descubierto la negociación entre cuatro hombres y María Lapiedra para cerrar un estriptis en Barcelona. En concreto, se trata de una despedida de soltero organiza por cuatro colegas que están dispuestos a pagar 1500 pavos por un baile privado de María con duración de una hora.

Gustavo González
Gustavo González descubre que María Lapiedra hace estriptis para otros hombres - Sálvame

En los mensajes, queda reflejado como la churri de Gustavo acepta la oferta y asegura que acudirá junto a una amiga. Además, detalla a sus clientes que tendrán que afrontar una parte del pago antes del servicio y el resto lo abonarán después. Es decir, la tía parece que lleva tiempo haciendo esto a espaldas de Gustavo.

Al enterarse, el colaborador se ha roto en directo: "No os podéis imaginar cómo estoy, tengo el alma rota. Es una puñalada, esto para mí es una infidelidad. No quiero verbalizar nada más", ha dicho bajo la atentan mirada de sus compañeros, que han aplaudido su reacción. A pocos meses de contraer matrimonio, Gustavo acaba de llevarse el palo más gordo. ¿Se reconciliarán y pasarán por el altar?

Temas
Inicio