Compartir
Publicidad

El bisturí, el gran y poco reconocido amigo de nuestras celebrities

El bisturí, el gran y poco reconocido amigo de nuestras celebrities
Guardar
20 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Ay el bisturí... cuántas alegría y penas al mismo tiempo es capaz de transmitir ¿verdad? Que lo bien que queda que uno se quite la papada o el michelín no se puede pagar con dinero pero claro, no todas son capaces de reconocerlo cuando toca y más de una hace lo imposible por ocultarlo, que eso de ir por ahí con algo que no es tuyo no está tan bien visto por todos como parece. Y si no mirad a la Carbonero cuando se operó los pechos, que tuvo que liarse la manta a la cabeza y alegar problemas médicos para que no estuviera en boca de todos durante meses y meses.

Otras como María José Suárez no sé si tendrán problemas en ir por ahí aireándolo, pero si uno coge el objetivo de la cámara y se fija bien, verá que la operación de glúteos no es algo que se preocupe mucho en esconder, que si seguimos la línea de puntos de la cicatriz veremos que eso de corte fortuito no tiene nada. Otras como Paz Vega no tienen problema en hablar de sus pechos y sus implantes mientras que Christina Aguilera niega y reniega que se los haya operado y las incisiones en sus axilas según los médicos, dicen todo lo contrario.

bisturí

Hay otras que le echan mucha cara y mucho dinero, como Elsa Pataky que empezó con una limpieza profunda para los puntos negros y ha acabado con realce de pómulos, bótox en los labios, una rinoplastia y microliftings varios repartidos por todo el jeto. Y como ella Paula Echevarria, que de belleza natural tiene poco pues los microliftings y la rinomodelación han hecho lo suyo ¿Y qué me decís de los labios de Nicole Kidman? Pues bótox, todo bótox señores.

bisturí

Algunas como Kim Kardashian cuanto entran en la clínica creo que piden un completo, porque ella misma asegura que no ve nada de malo en la cirugía estética. Por eso luce con mucho orgullo su aumento de pecho, las raciones de bótox que se ha metido en la cara o la disminución de tabique (que luego dirá que es para no roncar). Beyoncé tampoco ha podido escapar de los encantos del bisturí y se estrechó la nariz que delataba sus raíces afroamericanas y para el pecho tuvo que pasar varias veces por quirófano. Hasta nuestra Irina Shayk habla de pechos naturales cuando lo suyo tiene más retoques que un balón de fútbol…

Vía y Fotos | In Touch

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos