Publicidad

¿A qué no adivináis a dónde le han ido a parar a Uma Thurman las burbujas de su Schweppes?

¿A qué no adivináis a dónde le han ido a parar a Uma Thurman las burbujas de su Schweppes?
10 comentarios

Publicidad

Publicidad


Venga, que no es nada difícil. Vosotros echadle un ojo al nuevo anuncio que patrocina Uma Thurman y que obviamente está entregada 100% en cuerpo y alma para Schweppes. Fijaos bien, prestad mucha atención y ahora decidme dónde creéis que pueden haber ido a parar todas esas burbujas que la pobre ha tenido que meterse entre pecho y espalda para rodar el anuncio… pues efectivamente a los pechos, porque he visto globos de feria menos hinchados que los pechos de Uma en el nuevo anuncio. Y no es cuestión de Photoshop ni de nada que se le asemeje, que esta foto está sacada del rodaje y que yo sepa a día de hoy a la gente no le da por ponerse a retocar también los making of.

Pero independientemente de si os gustan o no los pechos de Uma Thurman y si os gusta o no la tónica, tengo que deciros que este anuncio tiene un algo muy particular que no tienen el resto (como por ejemplo el famoso de Nicole Kidman en el que ella tan pizpireta nos engañaba con un anuncio de perfumes cuando lo que quería era meterse burbujas pal body) porque no todos los días cuentas con la presencia de David Lachapelle delante tuya para dirigirte y decirte cómo tienes o cómo no tienes que posar y que hacer para que el spot rezume Lachapellinismo por todos los costados como es el caso.

No lo niego, me encanta Schweppes y lo necesito todo el tiempo: me encanta Schweppes en casa, con desconocidos, e incluso a veces en el taxi

Uma Thurman no es de Coca-Colas, ha quedado bastante claro. O al menos no lo es de cara a la prensa y con el anuncio rodado recientemente, que ya sabemos que otra cosa no pero pelotas estos actores y actrices lo son un rato y bajo el lema de es de bien nacidos ser agradecidos, son capaces de vender hasta a su propia madre con tal de rodar una segunda parte. Así que más le vale que si salen a la luz fotos de una sedienta Uma Thurman en el taxi, no se le ocurra sacar la petaca de chinchón ni la botella de Coca-Cola del bolso porque se le cae el pelo.

Así que mejor os dejo con Uma y su curiosa pronunciación de la palabra Schweppes, que si lo alargamos todo lo que queramos llega un punto que dudamos de si lo que le mola y necesita todo el tiempo es una buena bebida o una buena… bueno, ya sabéis a lo que me refiero que no son horas para ir diciendo pene por estos lares ¿Será por eso que en Cannes fui sin bragas a las ceremonias?

Foto | Gtres
Vídeo | Youtube

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir