Emma García destapa el programa (repleto de mentiras) en el que no volvería a trabajar ni loca

Emma García destapa el programa (repleto de mentiras) en el que no volvería a trabajar ni loca
Sin comentarios

Emma García forma parte del top de presentadores telecinqueros por excelencia compartiendo ranking con Carlotiña Corredera, el señorísimo JorgeJa Vázquez y el fantasma de Paz Padilla que desde que cogió carretera y manta tras su movida con Belén Esteban no ha vuelto a asomar la patita por las inmediaciones de Mediaset. Además, el careto de la periodista capitanea las paredes de la enorme nave de Paolo Vasile cual menina de Velázquez junto con otros rostros célebres del gremio de la talla de Mari Tere Campos o Jesús Vázquez.

Aquí donde la veis, nuestra Emmita tiene 20 años de experiencia en conducir programas de lo más variopintos desde ayudar a jovencitos vigoréxicos a salir de los rolletes de una noche para encontrar el amor de su vida en 'Mujeres, hombres y viceversa' hasta plantear retos científicos a una serie de concursantes sabiondos en 'Clever', reality que duró menos en la parrilla que una relación de pareja en su show de citas.

Czy 1aexeaa5j0x
Emma García la celestina del amor en 'Mujeres, hombres y viceversa'

Ha sido en su espacio actual 'Viva la vida' donde, recordando las dos décadas de curro frente a las cámaras que lleva tras su melenón a lo Mufasa de 'El Rey León', la guipuzcoana ha abierto su corazón y ha dejado clarinete cual es el programita donde no volvería ni loca. Más concretamente se trata de 'El Juego de tu Vida' (2008-2010) donde Emma interrogó a una serie de aspirantes con cuestiones de su vida íntima con un polígrafo corroborando las respuestas de estos o mandándolos pa' casita por mentirosos.

Eso sí, conforme avanzaba el cuestionario, el participante aspiraba a una suma de dinero más alta (100.000 lereles en el mayor de los casos) pero las preguntas alcanzaban unos picos de incomodidad tan extremos que los familiares sentados entre el público acababan llorando a lágrima viva.

Enterarse de los secretos más turbios de un ciudadano de a pie no fue suficiente para la show woman que acabó aburridita de tanto drama: "Ahí desarrollé una gran psicología. Antes de saber si era verdad o mentira, veía sus gestos y lo sabía. Cuando ya acertaba todo, me aburrí y quería empezar otra cosa".

Temas
Inicio