Todos los detalles sobre el brote psicótico de Ángel Martín: su experiencia en el psiquiátrico y el temor a que reaparezcan "las voces"

Todos los detalles sobre el brote psicótico de Ángel Martín: su experiencia en el psiquiátrico y el temor a que reaparezcan "las voces"
Sin comentarios

No hay ser humano viviente que no se haya partido la caja con el sinfín de monólogos de Ángel Martín o con sus desternillantes intervenciones televisivas tanto en 'Sé lo que hicisteis' como en 'Órbita Laika'. Sin embargo, su vida tomó un camino totalmente inesperado en 2017 cuando fue víctima de un brote psicótico por el que llegó a estar atado a la cama de un hospital psiquiátrico durante 15 días. 

Ahora, el humorista ya no tiene miedo y ha presentado al mundo su nuevo libro 'Por si las voces vuelven' en el que relata su trágica experiencia para "cualquiera que haya pasado o esté pasando por algo parecido, y así romper de una vez por todas el estigma de las enfermedades mentales".

En una entrevista para 'La voz de Galicia', el presentador no ha dudado en darle a la sin hueso sobre el episodio que vivió hace 4 años y medio y por el que no sabe todavía como se originó: "No sé cuando saltó el chip, ni lo sabré nunca. Porque no hay un momento en el que digas: 'Madre mía, me he ido a un sitio que no tiene sentido'. Simplemente, en tu cabeza vas argumentando lo que te pasa de manera impecable y todo lo que vas sintiendo te parece coherente. Vas descifrando cosas y no te planteas que eso pueda no tener sentido o no ser real".

Por otro lado, Martín ha dejado clarinete que él no tiene miedo alguno al hecho de sufrir una recaída que le haga revivir la misma situación: "Obviamente pasar por algo así no es algo que vayas a olvidar. Ahora bien, si la pregunta es si eso se queda ahí instalado para siempre, como un miedo a recaer, en mi caso tengo que decir que no".

 

También, el cómico ha desvelado todas y cada una de las cosas que añora de "estar loco", como él mismo define a esa etapa de su vida: "La intensidad con la que se disfrutaban ciertas cosas, como la música. O la viveza que tenían los colores. O la cercanía de cosas como la Luna. O poder hablar con la mente con los perros... Hay muchas cosas que echo de menos, claro. Si puedes hablar con los perros, joder, es mucho mejor que si no puedes, no nos vamos a engañar", ha zanjado.

Temas
Inicio