Publicidad

Miguel Bosé niega la paternidad de sus cuatro hijos en el juicio por la declaración de filiación contra Nacho Palau

Miguel Bosé niega la paternidad de sus cuatro hijos en el juicio por la declaración de filiación contra Nacho Palau
Sin comentarios

Cuando Miguel Bosé dice que se pasa al negacionismo, se pasa al negacionismo con todas las de la ley (mira qué bien traído). Y es que, según el diario 'El País', el cantante ha negado, ante el juzgado número 4 de Pozuelo de Alarcón, que Ivo y Telmo sean sus retoños ya que son los hijos que tuvo Nacho Palau a través de un vientre de alquiler con apenas unos meses de diferencia de la semillita de los otros dos niños en cuestión, la que plantó él.

Dicho procedimiento se está celebrando a raíz de la demanda del escultor y ex pareja de Bosé, que pide ante la ley que los dos pares de mellizos sean reconocidos como legítimos hermanos ya que Diego y Tadeo (los del vientre de alquiler del Papito) han vivido hasta el momento en México junto al cantante y los suyos junto a él en España. Una separación que, según fuentes cercanas a los padres, los niños no llegan a entender porque, al menos para ellos, sí que son hermanos.

Nacho Palau

Por tanto, lo que se busca no es la custodia, sino la filiación de los hermanos que se criaron en familia cuando Nacho y Miguel tenían un proyecto de vida común. En esa época, según ha declarado el escultor, ambos despertaron en los pequeños pares de mellizos un sentimiento de hermanos, algo sencillo ya que tan solo se llevan siete meses de diferencia y la relación afectiva existente entre ellos los define como tal.

Las mismas fuentes cercanas afirman que Bosé se ha negado a declarar que los cuatro niños son hermanos y, por tanto, a reconocer a los descendientes de su ex como sus hijos. De este modo, está denegando que a Ivo, Telmo, Diego y Tadeo les una un vínculo de hermandad y, por consecuencia, oponiéndose a pasar por la declaración de filiación entre ellos. En el pasado, recordemos, sí que los ha reconocido públicamente como sus cuatro hijos, "sus cuatro leones".

Puede que les quiera hacer hermanos de una cofradía de Semana Santa, para ver sí así se les pasa el mono. De una cabecita tan brillante en términos conspiranoicos como la suya, me espero cualquier cosa.

Sin embargo, entre los deseos del negacionista, que ha dicho que hay bicho pero no ha dicho que no hay bicho, se encuentra la intención de que los cuatro niños vivan con él como responsable a su cargo. Esto supondría la pérdida de potestad de Palau sobre decisiones relativas a la educación y vida de dos de sus hijos, los que tienen el ADN del que siempre se ha pasado de la raya (con la del ojo, me refiero).

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios