Meghan y el príncipe Harry anuncian el nacimiento de su hija Lilibet Diana: estas han sido sus primeras declaraciones sobre el nombre elegido

Meghan y el príncipe Harry anuncian el nacimiento de su hija Lilibet Diana: estas han sido sus primeras declaraciones sobre el nombre elegido
Sin comentarios

Meghan y Harry han anunciado en diferido, al Canarias style, el nacimiento de su segunda churumbel: Lilibet Diana. La pequeña duquesita nació el viernes 4 de junio en el Santa Barbara Cottage Hospital de California, a eso de las 11:40 de la mañana (se le pegaron las sábanas placentosas). Por fin una buena noticia en pleno 'Meg-xit', Covid, Rociíto, patinetes eléctricos y todo lo que ha trastocado la realidad tal y como la entendíamos este último año.

La recién nacida es más americana que un cóctel de Hannah Montana, la Estatua de la Libertad y los taxis (y buses escolares) amarillos. En menos que canta un gallo, la bisnieta de Isabel II está de líder de las animadoras del insti y metiendo el dedo en el bote de mantequilla de cacahuete mientras que el resto de la Royal Family se toma el té con los meñiques arriba.

Los duques de Sussex (irónico, ya que "su sex" es lo que se va a ver bastante reducido en los próximos meses) han compartido este notición a través de un comunicado formal (todo lo que podía serlo teniendo en cuenta que son los malotes rebeldes de la familia) en el que Meghan y Harry, entre otras cosas, han explicado el porqué han elegido ese nombre tan atípico para la pequeñaja. Y no, el motivo no es que su madre quiera verla como actriz en una telenovela latina (quizás la que devuelva al latineo la hegemonía que nunca les debió ser arrebatada por los turcos).

Nacimiento de Lilibet Diana

Los protas del dramón monárquico digno de telefilm de domingo por la tarde han querido rendir homenaje a dos de las mujeres más importantes de sus vidas con esta significante elección: "Lili lleva su nombre por su bisabuela, la reina, a quien se conoce dentro de la familia como Lilibet. Su segundo nombre es Diana, elegido para honrar a su querida abuela, la princesa de Gales", han escrito los royals papis acerca de este nombre a casi todas las mujeres de la familia. Porque iban a llamarla Lilibet Diana Margarita Kate Middleton Oprah Winfrey, pero no cabía en el DNI y, seguramente, quitaría todo el espacio en la orla a sus futuras compis de cole.

Aunque aun no hemos visto cómo es físicamente Lilibet Diana Mountbatten-Windsor (de momento tampoco es que pase nada, casi todos los bebés son iguales al nacer), sí que sabemos que la octava en la línea de sucesión al trono (lo tiene más chungo que para entrar en Medicina con menos de un 14 en selectividad) ha pesado 3,2 kilos, nada comparado con el peso de la corona del que se va a librar.

 

Tras el polémico "que no tiene ná que ver ni el color ni la estatura con las cosas del querer" que se marcaron Meghan Markle y Harry en su entrevista con Oprah, que se quedó con la boca abierta literalmente al descubrir en la Casa Real Británica existía cierta expectación con el color de la piel de Archie Harrison (de dos años) antes de su nacimiento, que la pareja haya elegido el nombre de Isabel II para su II (segunda) hija (¿casualidad? No lo creo), no sólo es una muestra más del cariño que se profesan abuela y nieto, sino también podría significar que, probablemente, la reina no fuera la más tiquismiquis entre los lacios de Palacio con las rebeldías de los duques de Sussex.

Temas
Inicio