Todo sobre el día que Corinna Larsen se cruzó en Zarzuela con la reina Sofía y sucedió el desastre

Todo sobre el día que Corinna Larsen se cruzó en Zarzuela con la reina Sofía y sucedió el desastre
Sin comentarios

Corinna Larsen es como el gasto en calefacción de una familia numerosa en pleno invierno: imparable. La supuesta amante del rey emérito está rajando de lo lindo en un 'podcast' de lo más polémico, y en el tercer capítulo, titulado 'Envidia', Larsen relata con pelos y señales cómo fue su encontronazo con doña Sofía.

Como si de una serie de Netflix se tratase, la que fuera reina consorte se topó en uno de los salones de palacio con la amante de su esposo, y como no podía ser de otro modo, sucedió el desastre. Gracias al testimonio de una Corinna deslenguada y sin miedo a represalias, ha salido a la luz uno de los momentazos que será recordado por los siglos de los siglos.

"Tenía bastante miedo de poner un pie en el palacio, a menos que tuviera el cien por cien de seguridad de que durante mi visita no coincidiría con ella. También por respeto, porque lo último que quería era montar una escena", relata la empresaria en el 'podcast' del que todo el mundo habla.

Corina Larsen y Juan Carlos - Gtres
Corina Larsen y Juan Carlos - Gtres

Temerosa, según dice, accedió a los salones de Zarzuela junto al emérito. En ese momento, Sofía apareció como si de un espectro se tratase: "Sofía saludó al invitado y luego me señaló a mí y me dijo algo así como: ‘Sé quién eres’. El Rey parecía completamente desconcertado e incapaz de responder a esta reacción de hostilidad que se estaba produciendo ante otras personas. Fue una escena bastante vergonzosa para todos los que estábamos allí", relata.

Además, la que fuera amante de Juan Carlos durante años dice tener en su posesión un pedrolo en tamaño XXL que le regaló el rey. Al parecer, era tan grande aquel anillo que ni siquiera se atrevía a ponérselo en su día a día: "Fui muy muy discreta en público. Solo lo sabían un pequeño número de personas en España, amigos íntimos del Rey. Digamos que teníamos una cena con algunos amigos. Entonces ahí sí me ponía el anillo. Él estaba muy orgulloso de ello. Se lo enseñaba a sus amigos como lo harías tú, y todas las esposas lo querían ver".

Temas
Inicio