Rumores de crisis entre Amelia Bono y su churri: la relación NO se ha roto pero Fernando Ligués está perdiendo la paciencia

Rumores de crisis entre Amelia Bono y su churri: la relación NO se ha roto pero Fernando Ligués está perdiendo la paciencia
Sin comentarios

El idilio entre Fernando Ligués y Amelia Bono pinta feo de narices. Y no es porque no se quieran o no sean compatibles, si no porque la presión mediática está acabando con la paciencia del financiero. Tras su divorcio de Manuel Martos, la hija de José Bono parecía haber encontrado al hombre perfecto, pero las últimas informaciones ponen en duda la consistencia de la relación.

Hace un mes se hacía público el rollete entre Amelia Bono y un apuesto hombretón bien posicionado. Fernando Ligués es un empresario guapérrimo de 47 tacos, divorciado y padre de tres retoños. Es un tío elegante, tiene pasta y lo más importante, luce una melena envidiable.

Fernando y Amelia hacen una pera de diez. No solo por el innegable atractivo físico de ambos, si no por el tipo de vida que han tenido y las expectativas de futuro que plantean. Comparten ideales, aficiones y hasta el estilo a hora de vestir, pero hay algo que frena la relación de manera inevitable.

Tal y como publica Informalia, el todavía churri de Amelia Bono está harto de que su relación sea de interés público y teme que esto pueda afectar de algún modo a su ex pareja o a sus hijos. Él es un tío serio que no está acostumbrado a aparecer en los medios, algo que difícilmente podrá cambiar, al menos a corto plazo.

Amelia Bono y Fernando Ligues - Redes sociales
Amelia Bono y Fernando Ligues - Redes sociales

El citado medio asegura que Ligués ya habría comnfirmado a su circulo más intimo que su relación con Amelia está acabada, pero la revista Hola confirma que la relación sigue en pie. Es decir, aquí hay un crisis de tres pares de narices que podría acabar con el idilio de un momento a otro.

Seamos honestos. Si al poco tiempo de hacerse público el romance ya hay discusiones o malentendidos en la pareja, mal plan. Pero oye, ¡qué les quiten lo bailao!

Temas
Inicio