Publicidad

Ryan Kwanten está para dejar que te muerda y te chupe la sangre en GQ Style

Ryan Kwanten está para dejar que te muerda y te chupe la sangre en GQ Style
24 comentarios


Yo, que queréis que os diga. Antes que Alexander Skarsgard y Stephen Moyer (sé que mi compañera Viola me va a matar por lo que voy a decir ahora) me quedo con Ryan Kwanten si tengo que dejar que alguien me convierta en vampiro. No es que la portada de GQ Style sea una de sus mejores fotos (tiene la cara con forma de calabaza y una mueca en la boca un tanto rara) pero creedme que no es de normal su mejor pose, porque aunque le pilléis en el baño con el peor de sus días, seguro que sigue estando para mojar en salsa y repetir.

Y no, en la revista no solo se deja fotografía luciendo palmito y dando consejos sobre como vestir bien, que va. El chico tiene estilo cuando no está dentro de los platós de True Blood, y eso se puede ver en su día a día, razón por la que GQ ha decidido entrevistarle en su suplemento GQ Style y comentarnos algunos de sus trucos para conseguir ese look desaliñado que tanto nos gusta. Pero no solo habla de moda, que va. También nos desvela algunos de los secretos del rodaje o de su vida personal.

Lo primero que le preguntan es por su personaje de True Blood, Jason Stackhouse y como se siente al interpretarle, qué es lo que se le viene a la cabeza cuando tiene que hacer de Jason y dejar a Ryan Kwanten metido en el armario:

“Normalmente pienso mucho, incluso en esta respuesta. Mi cerebro siempre intenta evolucionar y encontrar nuevas opciones: puedo hacer esto o puedo hacer esto otro, tengo donde elegir. Pero Jason, ya sea por falta de ganas de pararse a pensar un rato, o falta de voluntad, es uno de eso tíos, y todos conocemos alguno, que actúa sin pensar, sólo vive el momento. No tiene consciencia de las consecuencias de sus actos o de lo que puede llegar a suceder y es realmente liberador interpretar a un personaje así porque puedo pararme al borde de un acantilado o un precipicio y pensar: guau, si fuera él, simplemente saltaría sin pensárselo”

Pero en su vida privada no tiene nada que ver con él. Se define como una persona nada preocupada por salir en las revistas ni en que los paparazzi se encarguen de estar siempre vigilándole. Es más, hay veces que se siente incómodo con este tipo de situaciones. No cree que su vida sea a todas horas un show y necesita tener su espacio personal donde pararse a pensar y recapacitar sobre el día. Vamos, dos polos opuestos y nada parecidos. Menos mal que el físico no cambia sea Ryan o sea Jason.

Fotos | Truebloodspanish.mforos.com
Sitio Oficial | GQ Style

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio