Así pasó Marta Riesco su cumpleaños sin Antonio David Flores: el 'No tengas miedo' en bucle y sus amigos con cara de funeral

Así pasó Marta Riesco su cumpleaños sin Antonio David Flores: el 'No tengas miedo' en bucle y sus amigos con cara de funeral
Sin comentarios

Marta Riesco protagonizó el segundo hostión más importante del año en directo cortando en pleno 'Ya son las ocho' con Antonio David Flores por no ir a su cumpleaños, fiestón que había cambiado de día para poder presentar en sociedad a su churri (como si nadie lo conociera) porque, claro, eso es algo de periodista de raza que no quiere ser personaje, tal y como ha reivindicado ella misma en cada una de sus intervenciones con corrector de ojeras por haberse levantado a las cinco de la mañana.

Aunque ya se la puede considerar la Sol Macaluso (reportera de guerra de Informativos Telecinco en Ucrania) del cancaneo con la batalla mediática que se viene con el clan de los Flores, Marta ha posado como una auténtica diva de la música pop, como si en vez de 'Riesco' se apellidara 'Sánchez' y hubiera cantado para la marina en medio de la Guerra del Golfo, frente a la limusina que le pagó el programa donde cortó con Antonio David.

Con la presencia de cero unidades de celebrities (Pepe del Real -de 'El Programa de Ana Rosa'- y Miguel Ángel Nicolás - 'Ya es mediodía'- como mucho), la Riesco disfrutó de una cenita de lo más luxury en el restaurante 'Ritual' de Madrid, donde un dj trató de ambientar el cotarro hasta que Marta obligó a que pusieran su hit 'No tengas miedo' en bucle.

De hecho, la cumpleañera actuó en riguroso directo. Y no, no hablo de su interpretación de viuda afectada dramatizada cuando soltó en mitad de la cena su discursito de "Me habría encantado presentar en sociedad a mi novio, pero por desgracia no está aquí, pero por suerte tengo a mis amigos y voy a intentar pasármelo lo mejor posible" con una dualidad impresionante entre la "desgracia" y la "suerte". Ella, tan sencilla como compleja...

Me refiero al riguroso playback que protagonizó mientras que todos sus amigos la miraban con cara de "¿cuándo decías que venía el postre?" aguantando con caras de jibia el chaparrón de gallos protagonizado por Marta Riesco dándolo todo por encima de la música enlatada de su ya mítico 'No tengas miedo'.

Por último, como no podía ser de otra manera, Marta Riesco se llevó la fiesta a un sitio ultra mega caro llamado precisamente 'Caro', junto al museo de cera del que parecían haberse escapado algunos de sus invitados polioperados. Allí no faltaron las cachimbitas, el alcohol y un dueño del local al que la cumpleañera llamada desesperadamente en sus stories de Instagram aunque él pasa auténticamente de ella.

Temas
Inicio