Publicidad

Estas son las máximas preocupaciones de Alaska y Mario Vaquerizo en tiempos de pandemia

Estas son las máximas preocupaciones de Alaska y Mario Vaquerizo en tiempos de pandemia
Sin comentarios

Aunque parezcan salidos del 'Hotel Transilvania', Alaska y Mario Vaquerizo también son humanos, son personas que, como todos, siguen sobrepasadas por la magnitud del virus que ha atizado todo el mundo durante este último año y que ha mutilado considerablemente el ritmo de trabajo y la vida social del matrimonio más emblemático del panorama español (desde que Chelo García Cortés y José Manuel Parada rompieron su relación, claro).

La revista 'Lecturas' (equipada de su caché y glamour habituales) ha tenido el privilegio de charlar un ratito con Alaska, centrándose especialmente en cómo les está afectando la pandemia tanto a ella como a su marido, el representante, actor, colaborador de TV, cantante y profe de historia (qué alegría de carrera, ya no se estilan currículums así entre los famosos desde que Rafa Mora está en la cresta de la ola).

Bocatones

“Todos hemos dejado de hacer cosas [...] salgo menos, como menos fuera aunque lo intento para apoyar. La distancia social no me duele, la mascarilla no me duele, la menor vida social no me duele”, ha declarado Olvido haciendo hincapié en que, aunque esto para ella no haya sido un problema, sí que está siendo más difícil que un Sudoku para Mario ya que, según su esposa (a la que un día le embargaron las cejas), todo esto de la nueva normalidad "le duele en el alma", como cuando solo quedan cervezas sin alcohol en el congelador.

El concursante de 'Tu Cara Me Suena' tiene el apoyo incondicional de su mujer, con la que comparte esa casa donde viven en el centro de Madrid, de confinamiento no apto para fotosensibles, cuyas paredes parecen pintadas con los subrayadores de los estudiantes que han dejado sus carreras por los exámenes nuevamente presenciales: “cuando Mario se viene abajo, yo le digo que está todo bien y que estoy encantada con la mascarilla. Es verdad que yo me he adaptado un poco mejor a las cosas”.

Se ve que, a pesar de la férrea defensa de Alaska a su 'aMigue' Miguel Bosé en el combate Pokémon contra Broncano por la que le soltó un látigo cepa (británica) en 'La Resistencia', la cantante es consciente de la gravedad de la pandemia, esa que nos hace esperar con ansia que este 2021 haya menos 'dramas' y más 'comedias': “todos estamos disimulando y haciendo como que estamos bien y no pasa nada, pero todos estamos hechos polvo”, ha concluido la cantante.

Imagen | GTres

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio