María Iborra (Virgen María), hija de Verónica Forqué, pasó la mañana de la muerte de su madre con ella

María Iborra (Virgen María), hija de Verónica Forqué, pasó la mañana de la muerte de su madre con ella
Sin comentarios

España entera se ha teñido del característico color pelirrojo del pelo de la actriz y ha iluminado las redes sociales con las fotos donde Verónica Forqué aparecía sonriendo (su estado más común) tras conocerse la noticia de su inesperado de fallecimiento. La exconcursante de 'Masterchef Celebrity 6' de 66 años fue hallada muerta el pasado lunes 13 de diciembre por el 112 tras la llamada de una amiga/vecina que la encontró tumbada en el suelo. El servicio de urgencias no pudo hacer nada por su vida, confirmando su fallecimiento con el suicidio como principal hipótesis. Fue la acompañante de Verónica la que avisó a María Iborra (Santa María -su nombre artístico-), huérfana de la víctima, de lo sucedido.

Según ha podido saber el diario 'Informalia' por fuentes cercanas a la fallecida, la hija de Verónica Forqué (fruto de su relación con el director Manuel Iborra) estuvo con su madre la misma mañana de su muerte. María se marchó de la casa de la calle Víctor de la Serna, donde vivía la actriz, alrededor de las once de la mañana.

Verónica Forqué se encuentra con su hija María Iborra en Masterchef Celebrity 6 - TVE
Verónica Forqué se encontró con su hija María Iborra en Masterchef Celebrity 6 - TVE

La joven de 31 años desayunó con su madre sin saber que sería la última vez que la vería con vida este fatídico 13 de diciembre. María Iborra abandonó el edificio tras encargar un servicio WTC mientras que Verónica seguía acompañada por una amiga, la misma que halló su cuerpo sin vida horas más tarde. Según cuentan "fuentes de toda solvencia", Forqué se habría tomado un rato antes de su fallecimiento "un zumo de naranja".

Forque Hija
María Iborra Forqué saliendo del domicilio de su madre tras descubrir su fallecimiento - Agencias

Tras conocer lo ocurrido, María volvió de inmediato al domicilio de su madre, donde también habían vivido sus abuelos, acompañada por su novio. Muy afectada por la depresión que acabó con la vida de Verónica Forqué, Iborra gritó desde el portal de la casa "¡No quiero subir a verla, no quiero subir a verla...!", según han testificado personas que presenciaron el momento.

Temas
Inicio