El misterioso (y famoso) acompañante de Mar Torres tras su ruptura con Froilán de Marichalar

El misterioso (y famoso) acompañante de Mar Torres tras su ruptura con Froilán de Marichalar
Sin comentarios

La relación de Mar Torres y Froilán de Marichalar fue lo más comentado de la sociedad madrileña. Tras varios años de idas, venidas y discusiones a pie de calle, la relación entre el nietísimo de don Juan Carlos y la heredera de 'El Pozo' se fue al garete. Se rumoreó que fue él quien mandó a freír churros a Mar para comenzar su idilio con Belén Perea, y ahora, podría ser ella quien está de nuevo ilusionada.

A juzgar por los hechos acontecidos en los últimos años, todo apunta a que a que Froilán no es demasiado amigo de la estabilidad. Le gusta la noche, el jaleo y las fiestas sin control. Como cualquier chaval de su edad, Froilán se fija en chicas y las chicas de fijan en él. El tonteo discotequero está a la orden  del día en la vida del Borbón, y quizás fuera ese el motivo por el que se rompio su noviazgo con Mar.

El hermano de Victoria Federica mantiene ahora una estrecha amistad con Belén Perea, ex alumna del internado que ambos compartieron y fiestera hasta decir basta. Comparten círculo de amigos y han sido vistos juntos en varias ocasiones. Su posible idilio no está confirmado, pero la ruptura con Mar es evidente.

Froilan Y Mar Torres discuten en plena calle - Gtres
Froilán Y Mar Torres discuten en plena calle - Gtres

Torres, en este momento, vive en Murcia y trabaja en la empresa familiar. Tras terminar sus estudios en la capital, la joven se desplazó hasta su tierra para ponerse a currar en el negocio de los embutidos con el que tanta pasta se han embolsado los suyos. Está feliz, pero su vida social está en Madrid y no duda en desplazarse cada vez que tiene ocasión de hacerlo.

Hace unos días, comió en 'El Doble' (Madrid) junto a un buen amigo, tal y como publicó ella misma en Instagram. Se trata de un muchacho conocido a nivel nacional, polémico durante unos años y con un proceso judicial abierto por el que podría ser condenado. Se trata del Pequeño Nícolas, uno de los grandes personajes que nos ha regado la historia de nuestro país.

Mar y Nicolás son amigos, les gusta fotografiarse juntos y pegarse unas comilonas de la leche en los mejores garitos de la capital del reino. Nada parace indicar que su relación vaya más allá de una amistad, pero ya lo dice el refrán: el roce hace al cariño... y cariño ya parecen tenerse. Ahora solo hace falta un día tonto, tres copas de más y un buen motivo para darse un revolcón. ¡Já!

Temas
Inicio