Adara Molinero, el monstruo del chocolate: roba la merienda de Cristina y Luca en 'Secret Story' y la casa salta por los aires

Adara Molinero, el monstruo del chocolate: roba la merienda de Cristina y Luca en 'Secret Story' y la casa salta por los aires
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Menuda tardecita intensa la que han tenido los concursantes de 'Secret Story'. El día amanecía como otro cualquiera: Luca y Cristina abrazaditos, Luis Rollán con sus gafas de Elthon Jon para soportar los focazos de la casa y Sandra Pica durmiendo la mona hasta las tres de la tarde. El sol había salido en Guadalix y los pajaritos cantaban, hasta que Adara Molinero ha sacado a pasear su mal genio y la paz ha desaparecido.

Si no fuera por la señorita Molinero, esta casa sería lo más parecido a un campamento 'chupiguay' de Scouts, solo que en lugar de montar tiendas de campaña o pasear por los montes, estos son más de tumbarse en el jardín a cotorrear sobre cualquier milonga. Pero gracias al destino (y a la inteligencia de la dirección del programa), Adara Molinero ha conseguido avivar la llama del mal rollo y aportar al ambiente lo que realmente necesita: movidas a tutiplén.

Este mediodía, mientras el gemelo malote preparaba comida, Adara se ha percatado de que la repartición de la comida no estaba bien hecha. O al menos, no estaba hecha a su gusto. Al hacer la compra, Cristina y Jesús decidieron pillar un bote crema de cacao y dos tabletas de chocolate a repartir entre los habitantes de la casa. De este modo, aquellos que normalmente consumían Nutella (de marca blanca) no podrían darse el capricho de pillar una onza de chocolate, y viceversa.

Adara Molinero
Adara Molinero en Secret Story

De acuerdo con esta norma, los habitantes de la casa repartieron las tabletas de chocolate entre aquellos que, desde el comienzo del concurso, dejaron claro no tomarían crema de cacao. ¿El problema? Adara no entiende por qué está obligada a consumir una cosa y no la otra. Cristina pensó que Molinero era adicta a la crema de cacao y dio por hecho que no comería de la tableta.

Pues de eso nada, monada. Adara ha dejado clarinete que no está dispuesta a tener que elegir qué tipo de dulce se lleva a la boca. Después de discutir con media casa, la concursante ha cogido la tableta de chocolate que correspondía a Luca y Cristina y se la ha zampado. Así, con toh' su papo.

En conclusión: la churri de Rodri Fuertes les ha robado la merienda a los que un día fueron sus colegas, y ellos, más cabreados que la Patiño marcando vena, han preferido no entrar al trapo para no terminar de los pelos.

Temas
Inicio