Exclusiva: las pruebas de que Anna Ferrer Padilla y su ex, Iván Martín, acabaron como el rosario de la aurora

Exclusiva: las pruebas de que Anna Ferrer Padilla y su ex, Iván Martín, acabaron como el rosario de la aurora
Sin comentarios

Señoras y señores, se viene bombazo. El pasado 26 de abril, Anna Ferrer Padilla hacía pública su ruptura con Iván Martín. Aunque a través de Instagram parecían la pareja perfecta, la realidad era radicalmente distinta. Decidieron comenzar una vida juntos en un pisito de la capital y, meses después,  ponían fin a su noviazgo para comenzar una nueva etapa por separado.

Se escuchaban rumores, pero nada se sabía sobre el estado amoroso de Anna e Iván. Finalmente, la influencer daba el paso de comunicarlo ante toda España: "Iván y yo hemos compartido tanto en estos tres años, que solo puedo darle las gracias por cada minuto, por cuidarme, apoyarme, por ser mi compañero en tantas aventuras, y estar siempre ahí en cada pequeño paso que he dado en mi vida", escribía en la red social de la camarita a modo de despedida.

Aparentemente, la ruptura era amistosa. Él, lejos de guardar silencio, también escribía un texto de lo más romanticón en su perfil: "Nos queremos muchísimo, somos importantes en la vida el uno del otro. Hemos vivido cosas que ni os imagináis. Nos vamos a querer de manera distinta", aseguraba.

Iván Martín y Anna Ferrer Padilla
Iván Martín y Anna Ferrer Padilla - Instagram

Y sí, el postureo que se traen los famosetes con el tema del desamor está muy bien, pero no nos engañemos: cuando una relación se va al traste siempre hay un lado oscuro. Que sí, que hay que enfocarse en lo positivo, pero nena, tampoco censuremos ese sentimiento de rencor hacia el que un día creíste que era el amor de tu vida. Hoy, Poprosa puede confirmar lo que en realidad era evidente pero Iván y Anna quisieron ocultaros: acabaron como el rosario de la aurora.

Tal y como ha podido saber esta publicación, los ex tortolitos coincidieron la pasada semana en la fiesta de Multiópticas, y lejos de fundirse en un abrazo de pasión y felicidad, optaron por evitarse en todo momento. Ella apareció por allí, posó en el photocall, hizo cuatro fotos a las actuaciones del evento y se piró. Él, sin embargo, se corrió una juerga de las buenas y, según nos dicen, abandonó el 'sarao' cuando la mayor parte de invitados ya se habían ido a dormir la mona.

En conclusión, parece que la hija de la Padilla y el que fuera su noviete no han terminado su historia de la mejor manera. Aunque teniendo en cuenta lo que hizo Victoria Federica para no acudir a este mismo evento, lo cierto es que la hija de Doña Elena tiene más pecado ¡Já!

Temas
Inicio