La relación de Cristina Porta y Luca Onestini es una farsa: las pruebas que demuestran que el italiano está haciendo un papelón en 'Secret Story'

La relación de Cristina Porta y Luca Onestini es una farsa: las pruebas que demuestran que el italiano está haciendo un papelón en 'Secret Story'
Sin comentarios

El tonteo entre Cristina Porta y Luca Onestini es evidente, lo que no significa que sea sincero. Desde que comenzase 'Secret Story', el italiano y la periodista han tenido una conexión difícil de explicar. El flirteo está muy bien durante los primeros días, pero sostenerlo en el tiempo como si fuesen dos pre-adolescentes 'atontaos' no tiene explicación alguna, excepto la que ha descubierto en exclusiva Poprosa, tu publicación de confianza.

Todo empezó de manera natural. Entre Cristina y Luca había atracción física y un tonteo que con el paso (o el peso) de los días se magnificó. Hasta aquí todo bien. Ambos se sentían cómodos y encontraron el chollo perfecto para chupar cámara: protagonizar el primer romance inesperado del reality (lo de Sandra y Julen estaba escrito, eso es innegable).

Pero los días pasan y la relación entre los "tortolitos" avanza al ritmo de un caracol desganado. Ambos se pasan el día dándose arrumacos, caricias e incluso han dormido juntos, pero jamás han sido víctimas de esa pasión desmedida que sufre toda relación en sus inicios. Nada, ni siquiera han cruzado una de esas miraditas 'guarrindongas' que hablan por sí mismas.

Cristina Porta y Luca Onestini en Secret Story
Cristina Porta y Luca, la viva imagen de la pasión en Secret Story

Entonces, ¿no hay pasión verdadera entre ambos? ¿esto es un a estafa? No exactamente. El equipo de investigación de Poprosa ha descubierto quién es el responsable de que esta relación no funcione: el mismísimo Luca Onestini. Al italiano le gusta el tonteo, el calentón barato y sobre todo la tele, donde le gustaría hacerse un hueco como hizo su 'brother', Gianmarco.

Mientras la pobre Cristina intenta dejarse llevar por el corazón, el italiano está haciendo el papelón de su vida. "Es una relación de amista con puntos suspensivos. Con él tengo todo lo que quiero, me da todo. Cada día que pasa va a mejor. Como hombre le admiro muchísimo", ha confesado Cristina. Es decir, está enamorada hasta las trancas.

Mientras tanto, Luca se limitaba a comentar lo siguiente: "No quiero dar un nombre a nada, soy un chico libre y paso el tiempo que quiero con ella. Será lo que será". Sí señor, el italiano ha tenido los santos cataplines de soltar semejante milonga en el confesionario. Este tío ni siente ni padece, pero un tonteo llevado al límite es capaz de abrirte las puertas de la final.

Temas
Inicio