Alba Carrillo reclama el perdón de Jorge Javier Vázquez: le pide que se arrodille con este brutal zasca en 'Ya es mediodía'

Alba Carrillo reclama el perdón de Jorge Javier Vázquez: le pide que se arrodille con este brutal zasca en 'Ya es mediodía'
Sin comentarios

Alba Carrillo ha pasado de estar confitada, en su momento más dulce, tras subirse al barco de los colaboradores omnipresentes de Telecinco a raíz de su ruptura con Feliciano López a confinada dentro de todo lo que esté lejos de la burbuja todopoderosa de Jorge Javier Vázquez, que le mandó a freír espárragos con su madre durante la edición de famosos de 'Secret Story' en la que Lucía Pariente participó.

Jorge Fucker Vázquez declararó la guerra (porque él "no amenaza, ejecuta") tanto a la madre como a la hija por ser "las mujeres más desagradecidas y falsas del mundo". Una lluvia de reproches que acabó con Lucía Pariente expulsada del plató del reality en el que participó, vetada de los debates que quedaban por emitirse y con Alba Carrillo relegada a estar protegida detrás de su hada madrina televisiva, Santa Sonsoles Ónega de Calcuta.

Ha sido en el programa que presenta esta gemelier telecinquera de Cristina Pardo, en 'Ya es mediodía', donde Alba Carrillo ha aprovechado para endosarle un tremendo zasca a su enemigo íntimo. JorgeJa lleva semanas mofándose de la profeta Rosa Benito, que da la casualidad que ella vivió en primera persona cualquiera de los eventos que narra Rocío Carrasco. Vamos, que un poco más y cuenta que fue ella quien parió a la hija de la Jurado porque su cuñada estaba muy liada y quiso aligerarle el mal trago.

Alba Carillo reta a Jorge Javier Vázquez en 'Ya es mediodía' - Telecinco
Alba Carillo reta a Jorge Javier Vázquez en 'Ya es mediodía' - Telecinco

Rosa Benenito ha aceptado el combate Pokémon que el entrenador del gimnasio del salseo, JorgeJa, le ha retado a tener en directo: "Hace tiempo que no lo veo, porque es verdad que no nos cruzamos cuando él viene", recogía el guante la profeta de la vida de Rocío Jurado del que un día fue su jefe supremo.

Es entonces cuando Alba, en un arranque de celos, le ha endosado al pequeño dictador de Telecinco -como se hace llamar él mismo a modo de mofa- un reproche de los que se nota que lleva callando desde el último día que se encontraron cara a cara en un plató: "Qué suerte, Rosa, para todo hay clases, porque a mí todavía no me ha pedido perdón", intervenía de forma espontánea. "Me encantaría que alguna vez se viera también conmigo", añadía conciliadora a la paz que guerrillera la Carrillo.

Temas
Inicio