Publicidad

Charlene Wittstock

Publicidad

Publicidad

Noticias de Charlene Wittstock en Poprosa

Nada, que no hay manera. La casa real de Mónaco siempre se ha caracterizado por tener mucho carácter, pero mucho. Las hermanas de Alberto, Carolina y Estefanía, son de esas que como no consigas que les caigas bien de primeras se puede torcer todo hasta límites insospechados. Y no sabemos qué es lo que Charlène les habrá contado o hecho pero no termina de estar nada cómoda en el seno monegasco y ellas se encargan de que así sea. Tanto es así que la prensa es imposible que no lo vea y todos los periódicos hablan de ello. Debe ser muy cantoso verles en público y que las malas miradas y las parcas palabras vuelen de un lado a otro. Y como eso no puede ser porque en una familia real la unidad es algo básico... Alberto ha tomado cartas en el asunto y les ha pedido que por favor intenten limar asperezas entre sus hermanas y Charlène o que, al menos, cuando estén en público disimulen un poco y hagan como que se llevan bien. Alberto ha hablado ya con su hermana y con su esposa para que acerquen posturas con el fin de que la distancia que hay entre ambas se reduzca o, al menos, sea menos evidente ante los ojos de la opinión pública Pero al parecer, eso no va a pasar o no por el momento, porque ni ellas quieren torcer su brazo ni Charlène quiere tener que rebajarse a su altura y pedir perdón por algo que ella no cree que haya hecho. Y mientras la prensa se regodea con esta incómoda situación y Alberto intenta apagar fuegos por todos lados. Una historia divertidísima. Fotos | Gtres En Poprosa | Charlene de Mónaco... ¿en dónde te me escondes que no te encuentro? En Poprosa | Charlene Wittstock: la radiante novia, ¡acertaste!

Publicidad

Inicio