Publicidad

Alejandro Sanz continúa con 'la tortura' del regateo judicial con Raquel Perera a quien le baja la oferta a 15.000 euros

Alejandro Sanz continúa con 'la tortura' del regateo judicial con Raquel Perera a quien le baja la oferta a 15.000 euros
Sin comentarios

"Amiga mía, princesa de un cuento infinito (de demandas)" pensará Alejandro Sanz sobre su ex Raquel Perera. El dinero es el perejil de todas las salsas y de todos los salseos entre los matrimonios 'partíos' como este. Ella le demandaba 40.000 euros mensuales y él dice que se conforme con 15.000 euros y una palmadita en la espalda.

En mayo, Raquel solicitó a la justicia de EEUU congelar los bienes del cantante, que se encuentra la mar de a gusto con su nueva novia Rachel Valdés, que le peina el alma y Perera se la enreda, pidiéndole para la saca. Para Alejandro Sanz, ella está actuando "de mala fe", y prefiere cuidar de sus 'personas favoritas' solito, según dice en un escrito. En Instagram, ha demostrado ser un padrazo con la hija que comparte con Jaydy Mitchell.

Sanz ha solicitado al juez de Miami que de marcha "atrás, satanás", como el Cigala, a esta demanda ya que ambos habían firmado que sus líos familiares de súper estrella del pop y de Raquelita la fantástica serían llevados por la justicia española que es como los postres 'Montero', la mejor del mundo entero, y no por la estadounidense, de la que ha estado tirando Perera.

Alejandro Balon Alejandro, generoso, subiendo su oferta: 15.000 euros, una palmadita en la espalda y un balón firmado por la selección española ¡qué chollo! Muchos y muchas se conformarían con los 15.000 euros... ¡qué ilusos! Hay que hacerse la dura, di que sí Raquel

Aunque Perera le quiere embargar hasta la voz de anuncio de 'Gelocatil' tan característica de Alejandro, este no se ha achantado y la ha respondido con un comunicado de 25 páginas. ¿La canción más larga que ha escrito nunca? Puede ser. Además, es un dueto con su abogado. Pero para Sanz, la música no se toca y la cartera tampoco.

Raquel Perera Raquel Perera al ver que se tiene que leer 25 páginas y darse cuenta que hace dos años que no se gradúa las gafas (y va notando la vista cansada)

Vía | El Español

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios