Publicidad

La última ‘última cena’ acaba con Terelu como la carne, picada

La última ‘última cena’ acaba con Terelu como la carne, picada
Sin comentarios

Poner Telecinco los viernes por la noche porque no hay plan y encontrarte a Jorge Javier perpetrando una canción en riguroso playback en 'La última cena' se ha acabado. Las cenas de empresa con los compañeros más cabroncetes financiadas por la cadena han finalizado con la victoria "súper objetiva" del presentador y la Esteban frente a Víctor y Terelu.

Un programa cutre por encima de sus posibilidades, pero gracioso como un yorkshire en bicicleta, que consiguió devolver a Terelu al hábitat de 'Sálvame' y que ha tenido como jueces a dos chefs a los que se le ha hecho menos caso que Miguel Ángel Revilla a cualquiera que se preste.

El mortero de oro (un premio a la altura) fue para Jorge Javier, que cumplía 50, y Belén gracias a un 66,6% de la audiencia frente al 33,4% de Terelu y Víctor, lo que viene siendo un Real Madrid - Albacete Balompié, vamos.

¿Qué sentido tiene que la gente vote en un concurso de cocina sin probar los platos? Pues el mismo que las valoraciones de sus colaboradores habiéndolos probado: ninguno. Así, Belén empezó con el chincha ravincha a Terelu, que casi abandona, pero no. ¡Uff, qué susto! No se qué habría sido de nosotros ante tal amenaza, nunca vista en este programa.

Después de vivir el derrame del dedo de María Patiño, de ver lentejas pellejonas y una sopa con sabor a calcetín que casi hace vomitar a Lydia Lozano empelucada; 'La última cena' se reserva la posibilidad de una segunda edición de esta versión de 'Sálvame' que, si no fuera por la cantidad de vino que beben, podría ser la mesa infantil de una comunión.

Vía | Telecinco

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios