Gerard Butler

Publicidad
Publicidad

Noticias de Gerard Butler en Poprosa

Los líos de alcoba de Lindsay Lohan cada vez son más enrevesados. Le da a la carne como al pescado, le da exactamente igual y, después de lo sucedido con Samantha Ronson, ya no quiere más complicaciones en su vida. Ha decidido que va a disfrutar de su vida, de su cuerpo y de los hombres que entren en su vida y quieran su cuerpo. Y punto, lo ha dejado bien claro.

Así que ahora está en plan devora-hombres, arrasando con todo lo que pilla a su paso. Y su coto de caza esta vez ha sido una fiesta en el resort marroquí ‘Kerzner Mazagan Beach’. Lindsay había sido invitada y, chicos, que queréis que os diga, creo que antes de poner un pie en la fiesta ya tenía claro que esa noche tenía que pillar sí o sí. Y claro, como a estas alturas le da igual con quien, las posibilidades aumentan considerablemente:

“En verdad voy a alejarme de todo. Estoy preparada para divertirme.”

Y vamos que si lo hizo, no le falto tiempo.

¿Y quién más estaba en la discoteca? Pues muchos ejecutivos, morenos, con pelas a los que Lindsay Lohan echó el ojo nada más llegar. Pero se fijó especialmente en uno: Gerard Butler. Exacto, el hombre que se rumorea que anda tras Jennifer Aniston tras verles muy cariñosos en el rodaje de la película ‘The Bounty’, aunque claro, después de esto, permitidme que lo dude.

Durante la fiesta, Lindsay y Gerard se pusieron a bailar juntos, y tras un rato acaramelado en el que hablaron del tiempo, del devenir de la vida y de sus carreras cinematográficas, como vieron que con esos temas no iban a conseguir acabar con el tedio de la fiesta, se liaron. Después se fueron juntos de la sala montados en un carrito de golf rumbo a vete tú a saber donde a hacer vete tú a saber que.

Sobre lo ocurrido, Lindsay ha dicho:

“¡Está bueno y es mío! No tengo ningún anillo en mi mano, así que me voy a divertir mucho. Después de todo, este es el lugar más romántico del mundo”.

Menuda lagarta que está echa ésta. Desde luego que quiere aprovechar bastante bien el tiempo perdido después de su ruptura con Samantha Ronson. Y parecía tonta cuando la compramos…

Vía | ABC

Publicidad
Inicio