Jada Pinkett

Con lo alegre y feliz que llevábamos el día con fotos dulces y anuncios de embarazos felices y viene Will Smith y Jada Pinkett a amargarme el día con su separación. Si es que así no puede una seguir creyendo en el amor, que ya nada es para toda la vida.

Sí, lo sé, yo soy una de esas que culpan a Disney de sus altas expectativas respecto a las relaciones amorosas, que más o menos cree en el y fueron felices y comieron perdices, que no sé yo qué culpa tenía los pobres bichos de la felicidad de los demás, pero lo que sí está claro es que después de trece años de matrimonio y dos hijos en común tan famosos como ellos (Will tiene otro de un matrimonio anterior), pues como que todo era perfecto.

Digo yo que ahora seguirán de padres de artistas apoyando a Jaden, el actor, y a Willow, la que canta con los pelos de colores, lo que no sabemos es cuales son las razones que los han llevado a la separación, aunque será lo habitual del “se acabó el amor de tanto usarlo”. Conste que me da que esta gente son discretos y ni nos enteraremos y se seguirán llevando bien, que es lo que queremos.

¡Vótalo!

Editores 0

Comunidad 0

Actividad de la comunidad