Nicole Kidman

Publicidad
Publicidad

Noticias de Nicole Kidman en Poprosa

La verdad es que tener buenas para hablar de esta portada de Nicole Kidman en GQ sería toda una misión imposible porque mira que está fea la tía. Entre todo lo que se mete para quitarse las arrugas y el photoshop usado a mala leche me sigue pareciendo Chucky el muñeco diabólico igual que me lo parecía en el Vogue del mes apsado.

Sin embargo lo que me ha llamado la atención no ha sido su aire de dominatrix, ni esa pose tan “natural” como que la ha puesto así el Ayuntamiento, no, lo que realmente me ha atraído para compartir con vosotros este reportaje son las declaraciones sobre su vida sexual. Sí, la ctriz ha querido hacer un repaso a su vida en pareja y desde luego nadie va a quedar indiferente.

Refiriéndose a su pasado con Tom Cruise dice…

He explorado la obsesión. He explorado la pérdida y el amor en términos de estar desconsolada. He explorado extraños fetiches sexuales. He explorado el aspecto más mundano del matrimonio y la monogamia

No, si la verdad, que viendo lo rarito que es el chaval lo del fetichismo es lo que menos me sorprende aunque no sé si me gustaría saber qué rol le iba al amigo (¿¿vestirse de mujer, los tacones, el cuero…??), estoy segura que hasta yo me escandalizaría porque para que hasta ésta diga que eran extraños… Miedo me da preguntar.

Sinceramente, de esas declaraciones bien parece que era más aburrido estar con él que un documental de la 2, lo que no entiendo es cómo aguantó tantos años, será que el amor no entiende de raciocinio. Aunque claro, también fue gracias al cual descubrió la gran fama, hasta ella misma lo dice, no os creáis que es (sólo) de mi propia cosecha, al ser “la mujer de” muchas puertas se abrieron de par en par, por mucho que sus agentes le dijesen que iba a ser contraproducente para su carrera, ¡venga ya! si Tom de aquella estaba en plena ascendencia, cómo le iba a venir mal.

Claro que lo más importante de todo, el motivo de la ruptura lo sigue sin desvelar, yo apuesto por algún momento embarazoso y que tenga que ver con ese fetichismo, es que me pega mucho, no lo puedo remediar.

Ahora lo que me gustaría saber es si le quedó a Nicole Kidman alguna reminiscencia de esos jugueteos sexuales que ahora comparta con su Keith Urban, ya puestos podía decirlo todo…

Vía | Europa Press

Publicidad
Inicio